El calendario electoral de 2012

Taiwán, 14 de enero; Rusia,  4 de marzo; Francia, 22 de abril; México, 1 de julio; Kenia, 14 de agosto; Venezuela, 7 de octubre y; Estados Unidos, 4 de noviembre. La anterior es una lista de algunas de las fecha de elecciones parlamentarias o presidenciales que podrían significar cambios de rumbo en varias importantes economías y/o regiones del mundo. 

En Taiwán es probable que se acentúe la posición nacionalista, sobre todo porque lo mismo podría suceder en la poderosa China -que reclama que la isla no es más que una provincia rebelde y no un Estado independiente-luego del Congreso del Partido Comunista en octubre, evento que podría derivar en el cambio de un 70% de la dirigencia china. Un endurecimiento de la posición continental para con Taiwán podría tensionar las relaciones con Occidente, en un contexto en que las grandes potencias necesitan de la profunda billetera china para financiar, por ejemplo, eventuales bonos europeos.

En Rusia ya hay tensiones y aunque es muy improbable situarse en un escenario de salida de Vladimir Putin del poder, éstas podrían generar cambios en la férrea forma en que se conduce el país más grande del mundo y una de las potencias económicas globales. Ahora, la pregunta es hacia dónde irán esos cambios. Hasta ahora el Gobierno de la Federación Rusa ha sido muy amigable a los mercados, pero con un manejo discrecional del poder y tras un proceso de privatizaciones carente de cualquier tipo de control, aprietes a la prensa y una desafiante actitud belicista con Europa y de intención de sojuzgamiento para con las ex repúblicas soviéticas. 

En términos de mercado el año pasado fue malo para Rusia. Por ejemplo, el ETF RSX, que sigue a varias de las principales empresas rusas, perdió casi 30% en 2011 (lo mismo que le Merval en Argentina). Un año con tensiones podría agravar este fenómeno, o podría transformarse en un buen momento para entrar esperando una recuperación (lo mismo que le Merval en Argentina). 

En Francia, la idea de una salida de Nicolas Sarkozy es un arma de doble filo si recurrimos al viejo “mejor malo conocido que bueno por conocer”. El Presidente francés ha perdido un poco del impulso inicial, y aunque mantenga periódicas reuniones bilaterales con Angela Merkel para tratar “juntos” el tema de la crisis europea, cada día es más fuerte la sensación de que es la líder germana la que finalmente impone sus puntos de vista. Un cambio en París podría poner nuevas trabas -justo lo que Europa NO necesita- en la búsqueda de una salida. Esto podría impactar en los bonos, la salud de los bancos y provocar una reacción en cadena en el sistema financiero global. 

Es casi seguro que el PAN del liberal Felipe Calderón deje el poder en México, y la pregunta pasa por si su sucesor será el candidato del clásico PRI, que gobierne en alianza con el partido del actual mandatario; o si será o el líder de centro izquierda y ex alcalde de Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador. Esto podría impactar en las relaciones con Estados Unidos y el resto de Latinoamérica. Ya la Bolsa del DF está cerrando su inclusión al Mercado Integrado Latinoamericano que el año pasado inauguraron las plazas de Santiago, Lima y Bogotá, abriendo nuevos espacios con mayor volumen para el inversor individual. Es improbable que López Obrador cambie este ritmo, pero nunca se sabe.

Usted se preguntará por qué incluir a Kenia en esta lista. El actual Gobierno mantiene una tensa relación con su vecino Somalia, que en 2011 incluyó intercambio de disparos y visos de invasión. Cuentan con el apoyo de Estados Unidos y es improbable un cambio en el manejo de la Administración, lo que podría reforzar la escalada belicista. Sigamos como venimos, podría decirse. Ahora ¿qué tienen en común los países de esta región y qué importancia pueden tener para los inversores? Primero, Kenia está en todas las listas de los bancos de inversión que hablan del “África del futuro”, y ya hay ETFs que permiten exposición, como el Market Vectors Africa Index (AFK), que replica el índice Dow Jones Africa Titans 50. (Más información sobre inversiones en el África subsahariana la puede encontrar en la nota de revista InversorGlobal de diciembre “África subsahariana: alto crecimiento y retornos lucrativos“). 

El otro tema, tal vez más inmediato, es que todos los países de África oriental están sentados en enormes reservas de gas natural. Ya estamos viendo el impacto del bloqueo de Irán al estrecho de Ormuz en los precios del petróleo. Para quienes estén interesados en los futuros de mercados energéticos, es un tema a seguir de cerca. En este sentido, y sin profundizar demasiado debido a la cercanía y el mayor caudal de noticias que recibimos, las elecciones en Venezuela podrían ir en el mismo sentido. La OPEP no sería la misma sin Hugo Chávez…

Y Estados Unidos. Las primarias republicanas recién comenzaron la semana pasada y aún falta mucho camino antes de nombrar, en junio, a quien intentará sacar a Barack Obama del poder. De Estados Unidos hablaremos específicamente la semana que viene, por lo que no me extenderé demasiado, pero todo lleva a pensar que este año debería continuar la recuperación mostrada en el último tramo de 2011. La semana pasada se anunció la creación de 200 mil nuevos empleos, con la desocupación retrocediendo a 8,5% de la fuerza laboral. Aún no son las cifras a las que están acostumbradas en la primera economía del mundo, pero parece ser que se avanza en ese sentido.

A pesar de todo el año pasado el S&P terminó un 3% arriba. Si los mercados se adelantan, es que existe confianza en el futuro, que es hoy.

Esto fue en pantallazo a algunos de los acontecimientos políticos que sabremos van a darse en 2012. Son elecciones, así que al menos no nos sorprenderán con la fecha.
Saludos, 

Felipe.

Deja tu respuesta