Desaceleración mundial y de Brasil: ¿Cómo afecta al cupón PBI?

El viernes pasado el INDEC informó el crecimiento del PBI correspondiente al mes de noviembre pasado. El dato mostró una desaceleración respecto meses anteriores aunque la actividad continúa expandiéndose a un ritmo vertiginoso: 7,6% interanual. Con este dato, el PBI acumula una mejora de 9,1% en los primeros 11 meses de 2011, lo que asegura, prácticamente, que en todo el año pasado la economía creció en torno al 9%.

Este dato supone muy buenas noticias para el cupón atado al PBI, tanto el denominado en pesos (TVPP) como el denominado en dólares (TVPY o TVPA). A modo de ejemplo, si la economía argentina finaliza el 2011 con una expansión de 9%, quienes posean el TVPP percibirá el 15 de diciembre de este año una renta de $ 9,13 cuando el precio de mercado actual es de $ 11,70.

En principio, el cupón atado al PBI parece ser un gran negocio, uno de los que un inversor no puede dejar pasar. Sin embargo, no todas son buenas noticias y a continuación describimos dos situaciones que deben considerarse al momento de invertir:

1-      El crecimiento mundial claramente está condicionado por la grave crisis que vive la Unión Europea en estos momentos. Todos los grandes bancos de inversión y los organismos multilaterales están rebajando sus proyecciones de crecimiento para el planeta. De hecho, recientemente el Fondo Monetario Internacional actuó en ese sentido y señaló que el crecimiento mundial en 2012 se ubicará en torno al 3,3%, lo que implica un recorte de 0,7% respecto su proyección del mes de septiembre último. Esto, tarde o temprano, podría repercutir en el PBI argentino.

2-      El otro gran foco de atención hoy es Brasil. La principal economía latinoamericana evidencia una desaceleración importante de su actividad, al tiempo que desde el Gobierno de Dilma se inclinan por la aplicación de recortes de impuestos y las tasas de interés de referencia para incentivar nuevamente las inversiones. Un dato que enciende la alerta es que la producción industrial brasileña cayó de 50,1 puntos en noviembre a 42,1 puntos en diciembre, según la Confederación Nacional de Industria. La caída fue más brusca a la esperada, abriendo interrogantes entre los economistas. Casi el 20% del comercio exterior de la Argentina se explica por el gigante limítrofe, así que se debería seguir de cerca esta situación.

Ambos factores tendrán impactos nocivos sobre la tasa de crecimiento económico de la Argentina. De persistir estas malas noticias, habrá que sacar la calculadora y comenzar a hacer números para ver si el PBI argentino se expande, al menos, 3,26% este año, nivel mínimo requerido en las condiciones de emisión de los cupones para poder asegurarse el pago de una renta el 15 de diciembre de 2013. ¿Alcanzará?

Deja tu respuesta