10 tips para armar un presupuesto y no morir en el intento

El presupuesto es uno de los aspectos más importantes a la hora de comenzar a realizar una planificación financiera. Armarlo puede no ser tan fácil como parece, por lo que antes de lanzarse a esta tarea hay que tener en cuenta algunos consejos para evitar morir en el intento.

Los presupuestos no son malos

Son sólo una manera práctica de controlar los gastos mensuales de tal forma de asegurarse de que el dinero está siendo usado de la manera que era proyectada. Es muy fácil tentarse y perder el foco a la hora de gastarlo. Si uno logra tener un documento escrito que lo ayude a ordenarse, los riesgos son mucho menores.

Tres pasos

Primero uno tiene que identificar cómo gasta su dinero, cuáles son sus costumbres y las categorías de gasto. Luego, tiene que evaluar su actual forma de gastar y fijar los objetivos financieros. En tercer lugar, hay que evaluar los gastos periódicamente de tal forma de controlar que el plan se esté cumpliendo.

Use programas financieros como aliados

Si usa programas informáticos como Quicken o Microsoft Money, las herramientas automáticas pueden ayudarlo a crear el presupuesto y le van a permitir evaluar los resultados y la marcha del plan.

No se vuelva loco con los detalles

Una contra de monitorear sus gastos con la ayuda de una computadora es que lo motiva a ser demasiado celoso con los detalles. Una vez que se pone de acuerdo con qué categorías de gastos deben ser cortadas en pos de otras, concéntrese en ellas y preocúpese menos en otros aspectos del gasto.

Cuidado con los gastos en efectivo

Si las extracciones del cajero automático se evaporan de su bolsillo sin explicación, es tiempo de llevar un control mayor. En general, si usted se encuentra yendo al cajero más de una vez por semana, seguramente necesite reexaminar cómo está gastando el dinero y hacia dónde se está yendo el efectivo.

Atención con gastar más allá de sus límites

Si hace eso no está solo, tiene mucha compañía de gente que hace cosas similares. Esto no los transforma en candidatos automáticos para la bancarrota, pero sin lugar a dudas le da muchos datos de que necesitan un recorte en sus gastos.

Deje de lado los lujos que se visten de necesidades

A veces compramos cosas que en realidad no son necesarias y que nos hacen superar la barrera de nuestros ingresos. En estos casos, hay dos caminos: o incrementa sus ingresos de inmediato o reduce los gastos cuanto antes.

Otorgue un diezmo en forma sostenida

Trate de gastar el 90% de su ingreso. El 10% restante déjelo para ahorrar o para los grandes planes. Sea disciplinado y respete esta política todos los meses.

No gaste a cuenta

Cuando proyecte la cantidad de dinero que puede producir, no tome en cuenta los ingresos que son potenciales, como los bonus de fin de año o las ganancias de las inversiones. Si este dinero no llega a cobrarse puede provocar mucho daño a futuro.

Tenga cuidado con los ahorros en los gastos

Cuando sus ingresos mensuales crezcan por promociones, bonus anuales o por inversiones inteligentes, no empiece a gastar en lujos antes de estar seguro de que le esté ganando a la inflación. Es mejor usarlos para imprevistos como una excusa para ahorrar más.

 

Deja tu respuesta