Se va un 2010 auspicioso, nos espera un 2011 con desafíos

Se termina un año 2010 lleno de reflexiones y sorpresas. El 2010 será recordado como el año en que las economías emergentes lideraron el crecimiento económico global mientras que las economías del centro continuaron padeciendo los efectos de la crisis financiera que se inició a finales de 2007, a excepción de algunos países como Alemania.

 

A diferencia de las crisis anteriores que se registraban en países de la periferia y que no alteraban prácticamente el andar de las economías desarrolladas, esta vez la situación fue completamente distinta. Estados Unidos no logra hacer que su economía se encarrile nuevamente a altas tasas de crecimiento que permitan lograr una mejora sustancial del alicaído mercado laboral, mientras que Europa intenta evitar una crisis sistémica del euro ante la eventual cesación de pagos de la deuda de alguna de las economías más complicadas, como es el caso de Irlanda, Grecia, Portugal ó España. Asimismo, Japón, hasta hace pocos meses la segunda economía más grande del mundo, se dirime entre la deflación y la anémica recuperación económica.

En contraste, el fuerte crecimiento evidenciado en China, Brasil e India, impulsaron en general a las otras economías emergentes a través de la intensa demanda de materias primas, permitiendo una suba del precio de las mismas hasta niveles promedio históricamente altos. El año 2011 presenta perspectivas favorables para estas regiones económicas, aunque se necesitará de una mayor estabilidad de las economías del centro para lograr sustentabilidad en el crecimiento de largo plazo.

En términos de mercados financieros, el 2010 será recordado como positivo, aunque las ganancias han sido poco comparables a las verificadas en 2009. Los mercados de Wall Street cierran el año con subas de hasta el 15% mientras que en Europa la situación se presenta más dispar: mientras que el Dax alemán acumula una mejora del 17%, el IBEX español presenta una caída de similar magnitud. Para el Nikkei japonés el cierre de 2010 muestra valores similares a los del comienzo de año.

Para los mercados emergentes la situación fue mucho más favorable. Se destacan algunos mercados latinoamericanos como el chileno, que subió el 39%, ó el argentino que hizo lo propio en un 46%. Más modesta fue la performance del ETF de mercados emergentes (EEM) que acumula en el año una suba de 11,8%.

Para la anteúltima semana del año, la atención estará focalizada en dos elementos principalmente: por un lado, los indicadores de actividad de los Estados Unidos, como el crecimiento del PBI en el 3T10 ó las ventas de casas nuevas, y por el otro, las novedades en torno al desarrollo y evolución de la crisis financiera en los famosos países de la zona euro denominados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y Spain).