La FED lanzó el operativo QE2

Finalmente el día tan esperado y adelantado por los mercados llegó. El Banco Central de los Estados Unidos (Reserva Federal) lanzó un paquete de estímulo adicional que implica recompra de activos por u$s 600.000 millones hasta la mitad del año 2011 con compras mensuales aproximadas de u$s 75.000 millones, en línea con las expectativas del mercado. El objetivo es seguir proveyendo liquidez al mercado y bajar las tasas de interés de largo plazo para incentivar la inversión productiva y el consumo. La FED volvió a reiterar que la economía está en un camino “lento” y que por eso mantendrán la tasa de interés de referencia en niveles excepcionalmente bajos.

El mercado recibió la noticia con beneplácito, ganando el Dow Jones casi un 3% en la semana y con el dólar depreciándose contra todos los activos financieros globales, como commodities y monedas.

El otro hecho destacado en Estados Unidos fue la victoria de los republicanos sobre los demócratas en las elecciones de medio término, lo que equilibra las fuerzas de poder en el Congreso. Los republicanos ya presentaron proyectos para limitar la reforma de salud y reforma financiera, lo que permitió a las acciones del sector subir sostenidamente en la semana.

En Europa volvió el temor por los problemas de deuda y fiscales en muchos países de la zona euro. Se mencionó la posibilidad de un nuevo plan de ayuda para Grecia, mientras que la cobertura por un eventual default en Irlanda (CDS) subió al máximo histórico. De allí se explica el retroceso de casi dos centavos del euro contra el dólar en la jornada del día viernes.

En los países emergentes buenos datos de actividad impulsaron a los mercados. La actividad manufacturera de China y el crecimiento del PBI en Brasil fueron las noticias destacadas. Los mercados emergentes continuaron con su tendencia alcista y el ETF que sigue su evolución ganó 5,14% en la semana.

En Argentina se volvieron a quebrar nuevos máximos del Merval en pesos, el cual subió en la semana más de un 11%. Nos encontramos en niveles del índice cercanos a los u$s 900, máximo histórico en esa moneda, que se registró en el año 1992. Los balances que llegaron y llegarán serán el fundamento principal a considerar para ver si estas subas son sostenibles en el corto plazo.