Irlanda acepta negociar y descomprime temores de default

El encauzamiento de las negociaciones entre Irlanda, los organismos multilaterales de crédito y los oficiales de la Unión Europea permitieron disipar parte de los temores que se habían gestado durante la última semana en torno a la capacidad de pago de la deuda irlandesa. Si bien es cierto que los mayores vencimientos de capital se concentran el año próximo, la fragilidad del sistema financiero y bancario irlandés era lo que generaba dudas en el mercado. Si bien el monto del salvataje todavía no fue develado, se especula con una ayuda cercana a los u$s 100.000 millones, acuerdo que podría anunciarse en el transcurso de esta semana.

Esto permitió al euro recuperar las pérdidas que presentaba al inicio de la semana, aunque todavía hay mucho camino por recorrer. ¿Será Portugal el próximo país en necesitar una ayuda por parte de la Unión Europea?

Del otro lado del Atlántico, en los Estados Unidos, todavía se está debatiendo las implicancias del quantitative easing que comenzó a aplicar la Reserva Federal, para sacar a la economía estadounidense del letargo. No hay un claro consenso entre los economistas y cuando el mercado especulaba con nuevas bajas en los rendimientos de los bonos del Tesoro por las compras del organismo sucedió exactamente lo contrario.

Esta semana será corta en Wall Street por el feriado del día de Acción de Gracias, aunque será intensa en indicadores económicos con la segunda estimación del crecimiento del PBI en el 3T10, las órdenes durables y las minutas de la FED.

En contraste, en las economías emergentes lo que preocupa es que el fuerte crecimiento económico no derive en una espiral inflacionaria que pueda afectar los indicadores sociales que tanto han evolucionado en los últimos años. Es por eso que China aplicará un control de precios sobre algunos productos luego de que se verificase un aumento del 10,1% interanual en los precios en octubre, al tiempo que el Banco Popular de ese país decidió elevar los encajes bancarios para retirar liquidez del sistema financiero y evitar un recalentamiento de la economía.

En la Argentina dos fueron los temas centrales en la semana. Por un lado, la oposición y el oficialismo no se pusieron de acuerdo para tratar la Ley de Presupuesto de 2011 por lo que el Gobierno deberá gobernar el año próximo sin presupuesto. Por el otro lado, las negociaciones con el Club de París parecen encaminarse y finalizarían en el primer trimestre del año próximo, por lo que Argentina podría dejar atrás el default definitivamente.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido