China e Irlanda hicieron temblar a los mercados

Quien era ejemplo de las buenas políticas económicas adoptadas y los cambios institucionales aprobados hace cinco años atrás, Irlanda, hoy se convirtió en el epicentro de la incertidumbre financiera global por sus abultados déficit fiscal y deuda pública. Los niveles de rendimiento de la deuda irlandesa se dispararon a un máximo para un país de la Zona Euro, mientras que la moneda común del bloque perdió más del 3% en la semana frente al dólar. Los mercados accionarios tomaron las noticias con escepticismo y aprovecharon las suculentas ganancias acumuladas para corregir en la semana y tomarse un respiro. El FMI y el Banco Central Europeo señalaron que están listos para actuar en el caso de que Irlanda lo requiera.

Por el otro lado, la aceleración de la inflación en octubre en China al máximo nivel de los últimos 24 meses despertó nuevos temores en el mercado sobre posibles medidas de ajuste de política monetaria para evitar el sobrecalentamiento de la economía del gigante asiático. El mercado accionario de China perdió más del 5% el día viernes y es un capítulo que hay que seguir de cerca por la importancia de esta economía en la recuperación económica global.

En lo respectivo a los Estados Unidos, con indicadores económicos semanales de poca relevancia, lo más destacado estuvo en las definiciones de la Cumbre del G-20 en Corea donde muchos países insinuaron que la Reserva Federal aplicaba medidas para manipular artificialmente al dólar y lograr mayor competitividad en las exportaciones. En ese contexto, el Dow Jones cayó un 2,2% luego de alcanzar el máximo nivel desde la caída de Lehman Brothers en 2008. La semana entrante tendrá intensas novedades en términos de indicadores económicos: ventas minoristas e inflación es lo más destacado.

Los mercados de los países emergentes también se tomaron un respiro y el ETF que los representa retrocedió un 4,3% en la semana, comprensible si uno observa que las ganancias acumuladas en algunos mercados emergentes superan el 40% en el año.

Finalmente en la Argentina se destacaron los balances corporativos, que en su mayoría sorprendieron al mercado. Los bancos, petroleras, siderúrgicas y alimenticias fueron las compañías más destacadas. Sin embargo, el Merval no escapó a la tendencia global de los mercados y cayó poco más de 4% en la semana. Los bonos tuvieron un comportamiento mixto, aunque se mostraron a la expectativa por los rumores sobre un probable acuerdo por la deuda en default con el Club de París.