G-20: En busca de la estabilidad económica perdida

Este fin de semana, los ministros de Finanzas de los 20 países más poderosos del mundo, G-20, se reunieron en Corea del Sur para delimitar nuevas políticas que lleven a descomprimir las presiones por la guerra de monedas que podría agudizar los desequilibrios económico a nivel mundial. Si bien no se llegó arribaron a soluciones concretas, el Secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, señaló que China dejará apreciar más a su moneda, el yuan, para lograr un mayor equilibrio en los flujos comerciales. También importante fue la decisión de otorgarle mayor peso en las votaciones dentro del FMI a las economías emergentes, particularmente las BRIC (Brasil, Rusia, India y China), que son las que están liderando el proceso de recuperación económica global.

Justamente de las economías emergentes fue donde llegaron las principales noticias en la semana que dejamos atrás. Inesperadamente el Banco Popular de China incrementó su tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos, dando señales de que busca evitar sobrecalentar su economía y frenar las expectativas inflacionarias. De hecho, la economía china registró un crecimiento de 9,6% en el tercer trimestre del año mientras que la inflación minorista se aceleró a una tasa de 3,6% en septiembre, el mayor valor de los últimos 23 meses. También en Brasil hubo novedades importantes. A tan solo días del ballotage que definirá quien será el sucesor de Lula Da Silva, el ministro de Haciendo confirmó una nueva suba del impuesto a la compra de títulos públicos en moneda local del 4% al 6% con el fin de evitar una mayor apreciación cambiaria. La medida, que fue la segunda de este tipo en las últimas tres semanas, dio resultados en el corto plazo ya que el real brasileño se depreció 2% en la semana y el Bovespa cayó 3,2% arrastrando al resto de los mercados emergentes y llevando al ETF de dichos mercado a un retroceso semanal de 1,47%.

La Argentina fue un poco la excepción a esto último ya que el índice Merval 4,26% en la semana, cerrando en niveles récord históricos en moneda local, ante la expectativa de buenos balances corporativos, los cuales comienzan a llegar a principios del mes de noviembre, y posibles adquisiciones sobre todo en el sector bancario.

Para la semana que nos espera, lo más relevante será seguir monitoreando los balances corporativos de las empresas estadounidenses pertenecientes al tercer trimestre del año, mientras que en términos de indicadores económicos lo más importante vendrá por el dato de crecimiento del PBI en el 3T10, cifra que se conocerá el 29 de octubre próximo, y que los analistas esperan promedio una suba cercana al 2%. 

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido