Los mercados financieros entre consensos y disensos

Luego de un optimista arranque en el mes de septiembre por parte de los mercados bursátiles, la segunda semana del mes mostró cautela entre los inversores en relación al ritmo de crecimiento de la economía global. No se verifica un claro consenso entre los analistas sobre la probabilidad de ocurrencia de un nuevo escenario recesivo a nivel mundial.

Entre lo más destacado de la semana se encuentra el plan de inversión pública en infraestructura anunciado por Obama por un monto cercano a los u$s 50.000 millones. La idea es apostar a la inversión como fuente de generación de empleo para ayudar al alicaído mercado laboral estadounidense. Al mismo tiempo se conoció que el presidente de los Estados Unidos no renovará el plan de exención impositiva para las familias con ingresos superiores a los u$s 250.000 anuales, mientras que hará permanente los recortes impositivos para las familias con ingresos inferiores a esos niveles por año. La intención con este anuncio es, por un lado, seguir ayudando a las clases más necesitadas en el corto plazo, mientras que, por el otro, intentar a mostrar medidas tendientes a recortar el abultado déficit fiscal de ese país que supera los 10 puntos del PBI. En este contexto, el índice accionario Dow Jones mostró una módica suba de 0,14%.

En contraposición con la semana anterior, la semana que se inicia el lunes 13 de septiembre es clave desde el punto de vista de los indicadores económicos. Lo más importante estará por el lado de las ventas minoristas del mes de agosto y la producción industrial para el mismo período. También es necesario destacar la importancia de los índices de inflación minorista y mayorista como así también la confianza del consumidor.  

En Europa lo más resonante estuvo en el nuevo test aplicado a los bancos para determinar su posicionamiento ante un eventual empeoramiento del escenario económico. De allí surgió la necesidades de mayores requerimientos de capital para las entidades y el banco que picó en punta fue el Deutsche Bank con el anuncio de una emisión de acciones con el fin de recaudar unos u$s 11.200 millones en los mercados de capitales. La desconfianza marcada por varios analistas en torno a la solvencia de los bancos europeos volvió a recobrar fuerza luego de que se despertaran nuevos temores sobre la capacidad de pago de su deuda en Grecia y Portugal. Entre las voces más resonantes se escuchó la del economista Nouriel Roubini que no sólo alertó por esta situación sino que habló de una probabilidad del 40% de ocurrencia en torno a una nueva recaída mundial.

Los mercados emergentes se mantuvieron atentos a las noticias provenientes del mundo central y cuál sería su impacto económico de motivarse una nueva recesión. Lo más importante en los mercados de la periferia pasó por la determinación de las condiciones de emisión de acciones por parte de Petrobras Brasil por un monto cercano a los u$s 40.000 millones, transformándose en la emisión más grande de la historia. El ETF de mercados emergentes (EEM) continuó con su racha positiva y mostró una suba de 0,55%.

Finalmente, a nivel local, el índice Merval se mostró muy alineado con el resto de los mercados emergentes y ganó en la semana un 0,56%. Muy de cerca se sigue la negociación entre el sindicato de los camioneros y el grupo Techint, situación que, de no regularizarse prontamente, podría impactar en las tasas de crecimiento económico de la economía doméstica.