Basilea III, indicadores económicos y mercados en alza

El inicio alcista de la semana que nos dejó provino principalmente de las nuevas regulaciones que se comprometieron a aplicar más de veinte países desarrollados en torno a la solidez de los bancos para evitar futuras crisis financieras. Entre las principales medidas se acordó aumentar los requerimientos de capital para las entidades financieras a partir de ahora y hasta el año 2018. Este paquete de medidas, bautizado como Basilea III, dio impulso alcista a los mercados de capitales.

En este sentido, el primer banco en encaminarse a cumplir con los nuevos requisitos es el alemán Deutsche Bank, que planea vender acciones por un monto superior a los u$s 12.000 millones en los próximos días.

También positivos fueron los datos económicos provenientes de China y los Estados Unidos. En el gigante asiático, la producción industrial en agosto se expandió hasta una tasa cercana al 14% interanual, por encima de lo esperado, mientras que las ventas minoristas treparon más de un 18% en ese período, mostrando que el consumo interno sigue pujante y dinámico.

Por su parte, en Estados Unidos se conocieron diversos indicadores de actividad con un tendencia positiva en la recuperación del crecimiento económico. Por un lado, las ventas minoristas se expandieron un 0,4% mensual en agosto, por encima del 0,3% esperado, dato no menor si se tiene en cuenta que el consumo explica más de dos tercios de la principal economía mundial. Por el otro lado, la producción industrial continuó con su senda de crecimiento, aunque a un ritmo más lento al esperado, mientras que la inflación, tanto mayorista como minorista, se mantuvieron bajo control.

En este contexto los mercados desarrollados tuvieron una semana positiva, con el Dow Jones subiendo un 1,39% en la semana y acumulando una suba de casi 6% en lo que va de septiembre. También es importante destacar la suba del Nikkei japonés, que creció en la semana un 4,2% impulsado por la intervención del Banco Central en el mercado de cambios favoreciendo la devaluación del yen para ganar más competitividad en las exportaciones.

Para la semana entrante, lo más destacado pasa por la reunión del Comité de Política Monetaria de la FED y el tono del discurso para determinar los pasos a seguir. También relevantes son todos los indicadores vinculados al housing americano.

En la misma sintonía, los mercados emergentes tuvieron una semana en alza. El ETF de mercados emergentes (EEM) subió 1,89% impulsados por la mejora en los precios semanales de algunos commodities agrícolas como el maíz  que ganó 4,77%.

Para la Argentina lo mejor estuvo dado por la mejora en la calificación soberana de deuda por parte de Standard & Poor’s de B- a B que derivó en una suba sustancial de los títulos públicos, especialmente los bonos de largo plazo denominados en pesos. Las acciones también tuvieron una performance positiva con una ganancia de 1,43% en el índice Merval.