El responsable de las mayores polémicas en el mundo de las inversiones

El análisis técnico es amado por muchos inversores, pero también es odiado por muchos otros. Hay una gran rivalidad entre los que defienden este estilo de inversión y los que lo defenestran. Veamos de qué se trata…

Por Federico Tessore – Coordinador del Programa para Inversores Iniciales

ftessoreEn el post anterior conocimos las herramientas que utilizan los inversores sofisticados para invertir en forma activa en el mundo de las inversiones. Hoy vamos a profundizar un poco acerca de que se trata el análisis técnico.

Así, el Análisis Técnico proporciona diversas herramientas que tienen como uno de sus objetivos reducir los dificultosos análisis de estados financieros y contables como a su vez su significado e influencia en las expectativas futuras. Este tipo de herramienta trata de arrojar de manera pragmática, diversas señales que son de suma ayuda para las decisiones de inversión.

Al Análisis Técnico (AT), se lo conoce como una técnica de análisis más que como una metodología de valuación como lo es el análisis de estados financieros contables. Esta técnica tiene como objetivo analizar la posible evolución futura del precio de un activo, dada la serie histórica de precios pasados.

Los postulados del AT se centran básicamente en que los precios descuentan toda la información conocida y existente en el mercado, así como las expectativas de los inversores. Otros de los fundamentos de AT son que los precios de los activos suelen tener una tendencia definida a lo largo de un período apreciable y que la interacción entre la oferta y la demanda son gobernados por un número importante de factores racionales como irracionales.  Esta debilidad no se encuentra en el análisis fundamental, dado que su estudio es más tangible a los ojos de la Eficiencia del Mercado, aunque no del todo robusta como parece.

Dentro del AT a su vez, se encuentran distintas herramientas o instrumentos que son usados para determinar tanto señales de compra venta, como para encontrar niveles críticos de precios dadas divergencias de indicadores, establecer tendencias o ciclos de movimientos, etc. Así podemos desarrollar diferentes ramas dentro de este tipo de análisis.

Chartismo: La primera rama más conocida dentro del análisis técnico recibe el nombre de Chartismo. Como dijimos anteriormente, a través de los precios podemos analizar el comportamiento de los activos, sus causas y su posible evolución. El chartismo se basa exclusivamente en el estudio de las figuras geométricas que trazan las cotizaciones históricas en un gráfico.

Análisis cuantitativo: Pasando a la segunda rama del AT, el análisis cuantitativo llegó con la evolución del análisis chartista. Sin entrar en el detalle de cada uno de ellos, los más conocidos son los indicadores técnicos derivados de la misma serie de datos de precios y volumen históricos de un activo. Puntualmente un indicador es formado por fórmulas matemáticas que contemplan diferentes ratios por los cuales un analista puede aumentar su poder de análisis y de toma de decisiones.

Tipo de inversor: Este consejo es importante para inversores activos.

Riesgos: No es una herramienta infalible, hay que saber usarla.

Potencialidad: Me ayuda a encontrar el momento para invertir y lograr mejores resultados.

Acceda a mas consejos de Federico Tessore suscribiéndose ahora al Programa para Inversores Iniciales de IG– ¡Suscríbase ahora y llévese dos cursos de regalo!

Deja tu respuesta