El día que el cupón fue noticia top en Wall Street

Para quien aún no sabe de qué estamos hablando. El cupón atado al PBI es una forma que encontró Lavagna de mejorar la oferta a bonistas en la reestructuración de la deuda de 2005. Lavagna razonó que estaba bien pagar más si al país le iba bien, y lógicamente, no pagar este plus, en caso de que la economía argentina no creciera. La idea de Lavagna era no quedar tan atado a una deuda impagable en épocas de vacas flacas. En ese momento, el mercado no sabía cómo valorar el cupón y lucía como un “edulcorante” que no generó per se, una mayor adhesión al canje.

El cupón PBI se pagará hasta el año 2040 siempre y cuando la economía tenga un crecimiento superior al 4 por ciento. Según el nivel de la cotización actual, quien invierta hoy en un cupón recuperará casi la mitad de su inversión en diciembre, cuando se pague por el crecimiento correspondiente al 2008.  Los analistas de la city están entusiasmados porque señalan que el país probablemente crezca por encima de 4 por ciento en los años venideros, con lo cual, si uno lo compra hoy tiene el recupero de la inversión casi asegurado en dos pagos (tiene que tener algo de paciencia, claro) y todavía le queda hasta el 2040 para seguir cobrando, siempre y cuando al país le vaya bien.

Además de las consideraciones de Wernig, en el reporte de Bloomberg de ayer se citaba a cuatro analistas de los que habitualmente siguen a los mercados emergentes con apreciaciones del mismo tenor sobre el cupón atado al PBI.

“Es la mejor historia de inversión de los mercados emergentes”, dijo un entusiasta Alberto Bernal, de la firma Bulltick (y quien pasó antes por Bear Stearns).

También se citaba a RBC Capital Markets, de Toronto diciendo que podía subir a 11,5 centavos de dólar (por cupón) este año (ayer cerró cerca de 9,5 centavos de dólar).

Pero lo más significativo de todo no son las consideraciones de estos analistas -al fin y al cabo muy parecidas a las que vienen haciendo sus colegas locales-, sino el hecho en sí de que la agencia Bloomberg decidiera poner a esta nota en lo que podría considerarse la portada de la agencia. Compartiendo cartel con otras ocho noticias TOP que son las que mueven la “aguja” en el mercado mundial. Estas son las noticias que primero lee cualquiera de los más de medio millón de operadores que pagan 1700 dólares al mes por una terminal Bloomberg.

Desde la crisis de 2001, es muy raro que la Argentina ocupe ese espacio. Y la de ayer, no fue una nota generada a partir de un hecho puntual sino la recopilación de algo que se viene palpando en el mercado desde hace tiempo.

¿Por qué Bloomberg le da tanta importancia a un tema que podría haber soslayado sin que nadie dijera que periodísticamente había una omisión grave? Aquí hay, sin dudas, un indicio de que está cambiando la mirada de los inversores del exterior sobre la Argentina, y que hay una decisión política de mirar a la Argentina con mejores ojos, a partir de ahora.
Bloomberg, como las otras grandes agencias internacionales, también responde a lineamientos políticos. Por ejemplo, esa misma agencia era partidaria de publicar reportes e informaciones azuzando el temor del mercado con el posible default que iba a declarar Lula da Silva en caso de que llegara a la presidencia, allá por 2002. Hubo periodistas de Bloomberg que llegaron a renunciar argumentando que no veían en Lula una vocación “defaulteadora”. Pero desde Nueva York, se presionaba para contribuir a generar esa mirada sobre un eventual gobierno de Lula.

Hay que prestar atención a este tipo de señales y ver qué otras se producen en el futuro.

Ahora bien, otra consideración pero esta vez mirando al corto plazo. Si la noticia de que el cupón atado al PBI es un “buy” ocupó la primera planta de la prensa financiera mundial, quizás sea oportunidad para tomar ganancias antes de que haya una corrección. El famoso dicho “comprar con el rumor, y vender con la noticia”.

De hecho, en el mismo reporte de Bloomberg se cita a Siophan Morden, analista de RBS Securities aconsejando a los inversores esperar antes de entrar al cupón. “Habrá una nueva oportunidad para ingresar a precios menores a los actuales”, dice Morden, quien también considera al cupón una buena apuesta a largo plazo.

Martes 27 de Julio, 2010