Mitos y prejuicios sobre el dinero y las inversiones

Por Federico Tessore

En las anteriores notas de esta serie abordamos los prejuicios que la gente tenía acerca de cómo hacer inversiones. En esta ocasión vamos a ver los mitos que tiene la gente acerca de la forma de hacer dinero. Es decir, la forma de convertirse en millonarios.

ftessoreEn nuestro país, en general, no se mira muy bien a la gente que tiene dinero. Dejando de lado el tema de la inseguridad, hay una sensación generalizada que siempre se hace dinero de una manera turbia. Más allá de esta percepción particular, es interesante saber cómo se hace dinero en el mundo desarrollado.

Thomas Stanley  y William Danko, autores del libro The Millionaire Next Door (“El millonario vecino”) estudiaron durante veinte años a los ricos norteamericanos. Las conclusiones de los estudios de estos dos profesores universitarios son realmente sorprendentes. Las investigaciones se focalizaron en descubrir quiénes eran los ricos en Estados Unidos, cómo habían logrado convertirse en ricos y cuáles eran sus hábitos de vida.

Las conclusiones mostraron datos sorprendentes de cómo personas ordinarias se convertían en ricas en solo una generación. Los hábitos de consumo y de vida de los nuevos ricos no son como podemos esperar.

Stanley y Danko descubrieron que mucha de las personas que vivían en casas fastuosas y manejaban autos lujosos no necesariamente eran ricos. Naturalmente, tenían altos ingresos, pero sus ahorros y riqueza general era muy baja.

En oposición a esto, la mayoría de los millonarios no vivía en casas fastuosas o manejaba autos importados o lujosos. Más bien, todo lo contrario. En general, tenían hábitos de consumo muy controlados y sus costumbres no se parecían a las de los millonarios tradicionales

El primer concepto fuerte que surge del estudio es el hecho de la enorme diferencia entre los ingresos y la riqueza de las personas. En general, tendemos a confundir a una persona con un auto importando o ropa cara con un rico. Pero no siempre esto es así, ya que esa persona puede tener un alto nivel de gasto, pero tal vez ninguna capacidad de ahorro, por lo tanto ninguna capacidad de generar riqueza.

La riqueza no es lo mismo que el ingreso. Si uno logra un muy buen ingreso cada año y lo gasta todo, uno no se está volviendo cada vez más rico. Simplemente estás viviendo un alto nivel de vida. La riqueza es lo que acumulás, no lo que gastás.

MITO UNO: INGRESO vs. RIQUEZA. Por lo tanto, primer aspecto a desmitificar sobre los ricos es la unión que generalmente se hace entre ingreso y riqueza. Son dos conceptos totalmente diferentes y es muy importante que lo veamos así.

¿Cómo hicieron los millonarios para volverse ricos? Seguramente estará pensando que la principal fuente de riqueza es la herencia o tradición familiar. Pero la gran mayoría de estos millonarios no son descendientes de Rockefeller. Más del 80% de los millonarios son personas ordinarias que acumularon riqueza en una generación.

Lo hicieron de una forma lenta, constante, sin firmar un contrato multimillonario con un equipo de fútbol o una compañía discográfica, sin ganar la lotería y sin llegar a convertirse en un personaje de la talla Madonna.

MITO 2: EL 80% DE LOS MILLONARIOS SON DE PRIMERA GENERACION. La riqueza es, en la mayoría de los casos, resultado de un estilo de vida que incluye mucho trabajo, perseverancia, planificación y, más importante, autodisciplina.

Como dijo Benjamín Franklin (1706-1790), estadista y científico estadounidense: El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro.

Si bien nunca hubo tanta riqueza en Estados Unidos como en la actualidad, la mayoría de los hogares en Estados Unidos no son ricos. Cerca de la mitad de la riqueza de ese país está en propiedad de solo el 3,5% de los hogares. Es decir, la mayoría de los hogares no llega a acumular nada de riqueza.

Y estos hogares no son personas pobres, sino hogares de personas con buenos ingresos pero que no pueden acumular riqueza. Para darnos una medida, existen más de 25 millones de hogares en EE.UU. con ingresos anuales de u$s 50.000 y existen más de 7 millones de hogares con ingresos de u$s100.000 anuales. Muchos de estos hogares no tienen riqueza acumulada mas allá de su casa y no tienen margen para vivir sin los ingresos mensuales de sus sueldos.

A pesar de que existen millones de hogares con muy buenos ingresos anuales, solo existen 3,5 millones de hogares que son ricos.

¿Por qué personas con mismos ingresos anuales tienen diferentes grados de acumulación de riqueza?

La decisión de que hacen con el dinero que ganan es la clave. No solo es importante generar un buen nivel de ingreso sino también saber utilizar correctamente ese ingreso.

El mensaje es claro. Cualquiera puede llegar a ser rico. La clave está en saber si este estudio y sus conclusiones se adaptan a la realidad argentina o no. Escucho todas vuestras opiniones y la semana que viene seguimos derribando más mitos.

¡Buena semana de inversiones!

Federico

Deja tu respuesta