Cuando China despierte, el mundo temblará

(Primer parte)

Por Leandro Taub

China es un país que crece y crece. El centro y este del mismo ya tiene negocios e industrias instauradas, mientras que los alrededores, países dentro de países como Xinjiäng, y anexos, como Tíbet, son zonas aún rurales, con poca industria y comercios, pero con un potencial gigante -también regaderos de mano de obra barata para seguir abasteciendo al monstruito que va creciendo-.

El coloso oriental viene instalando reformas orientadas al mercado e inmensas inversiones en infraestructura, que actúan como fuerza que dirigen al impresionante crecimiento chino y su estupenda performance económica. ¡Los he visto construir tanto! Y esto está lejos de detenerse, las obras se encuentran por doquier y el gobierno no pierde tiempo en preocuparse (y ocuparse) en próximas elecciones, en lobbies políticos o en déficits fiscales o comerciales. Es un gobierno trabajador, proyectando a futuro y avanzando en su proceso de crecimiento. Y su pueblo es un pueblo también trabajador con miras muy similares. Un gobierno y un pueblo con la cultura del ahorro e inversiones inteligentes. China se encuentra creciendo, mejorando paso a paso el estándar de vida de todo su pueblo. También se está abriendo paso a paso, experimentando la transición de una economía conducida por el gobierno a ser también conducida por el mercado. Y por si fuera poco se encuentran pronto a superar a Japón y pasar a ser la segunda economía más grande del mundo luego de los Estados Unidos (según Goldman Sachs el producto de China podría igualar al de Estados Unidos para el 2027).

Aquí un resumen de la situación de China a través de mis queridos bullet points:

  • Hace 20 años, la economía de China representaba alrededor del 2% del producto mundial. Hoy representa casi el 8%. Es una economía que crece y contribuye notablemente en el crecimiento económico global.
  • El ratio de pobreza respecto a la población hace ya casi 30 años que viene cayendo ininterrumpidamente. Según el Banco Mundial, hoy alrededor del 10% del pueblo chino vive con menos de US$ 1 al día. En 1984 era casi el 40%. Claro que habría que ver cual era el poder de compra de un dólar hace tantos años en China.
  • El porcentaje del gasto del ingreso de la casa destinado al alimento pasó de ser más del 50% en los 80 a casi el 35% actual. Esto nos muestra que el poder adquisitivo del bolsillo familiar se encuentra mejorándose, brindando la posibilidad de ahorrar más y mejorar la calidad de vida a nivel monetario.
  • China es una gran economía pro-mercado abriéndose: el porcentaje de tenencia de la producción industrial por parte de compañías públicas era de más del 80% hace 30 años, con una tendencia a privatizar y abrirse a inversiones externas, pasando a ser en la actualidad alrededor del 20%. Lo mismo con las inversiones, pasando de más del 60% a casi el 30%. China viene, paso a paso, desregulando restricciones económicas y liberando precios.
  • Otra interesante característica es el flujo migratorio dentro del país; la población rural hace décadas que viene en disminución (la población urbana en crecimiento), a principio de los 80 la población rural componía casi el 80% de la población total, pasando hoy a estar alrededor del 55%. Lo mismo sucede con la industria primaria; pasando de componer más del 30% del producto del país a ser casi un 10% actualmente.
  • La tasa de ahorro nacional creciendo y creciendo, desde menos del 35% del producto a principio de los 80 a más del 50% actual.
  • Un poco de inversiones inteligentes: los ferrocarriles de pasajeros pasaron de poco más de 50.00 0km a casi 80.000 km en extensión en los últimos 30 años, y se crearon 60.000 km de tramos rápidos de ferrocarril en los último 20 años.
  • Desde el punto de vista comercial: las exportaciones pasaron de representar alrededor del 5% del producto en los ´80 a alrededor del 30% (hoy casi en 28%, el año pasado en casi 38%), mientras que las importaciones pasaron de representar alrededor del 5% del producto, también a principio de los 80, a ser hoy un poco más del 20% (un año atrás casi el 30%). China representa más del 9% del total de exportaciones del mundo. Como destino de estas exportaciones el G7 viene en caída y los países emergentes en crecimiento.
  • Uno de los puntos débiles (claro que no puede ser todo positivo): depende cada día más de commodities que no tiene y debe importar. De no necesitar importar petróleo hace 15 años, hoy las importaciones de petróleo representan más del 40% de lo que consumen. Hace solo 5 años eran netos exportadores de carbón, hoy son netos importadores (creciendo a pasos muy acelerados). La situación también se está empeorando respecto al acero y al cobre. Como medida el gobierno trata de generar que disminuya la dependencia de energía en estos recursos y a la vez las fuentes de energía alternativa crecen lentamente (pero van creciendo), tales como energía eólica o nuclear.
  • Otro de los puntos débiles es la degradación del medioambiente. En 4 décadas China paso a representar del 5% a más del 20% de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. Las inversiones al respecto para solucionar esto vienen creciendo año tras año, sin embargo aún no se ven resultados.
  • Y por último China esta siendo víctima de un mal que el globo sufre de igual manera: la brecha entre ricos y pobres. El ingreso per-cápita y los estándar de vida vienen creciendo año tras año, sin embargo la brecha de ingresos viene creciendo de igual manera.

Deja tu respuesta