Nunca deje de invertir en capacitación y conocimientos.

Como inversores, el mejor capital del que podemos disponer es el intelectual. Tanto los principiantes como los más experimentados profesionales tienen mucho que ganar al mantenerse informados y al día sobre la evolución de los mejores instrumentos de inversión y las estrategias para sacar provecho de ellos.