El mexicano Slim compraría la Bolsa de Brasil

Crecen los rumores sobre una posible intención de compra del multimillonario de entre un 30% y un 40% de la Bolsa de Brasil, que podría terminar fusionándose con la Bolsa de México, proceso que facilitaría el acceso al financiamiento de las empresas de ambos países. ¿Y en la Argentina, cómo andamos?

El proceso de globalización de las Bolsas está llegando con fuerza a nuestra región, donde las dos más importantes ya “coquetean” entre sí. De acuerdo con trascendidos, el hoy considerado segundo hombre mas rico del mundo, el mexicano Carlos Slim, dueño del grupo Telmex, entre otras empresas líderes, tendría serias intenciones de quedarse con una parte de la Bolsa de San Pablo.

En rigor, según lo informado por el portal brasileño EXAME, en declaraciones suyas a un canal de televisión mexicano, Slim dejó entrever que las negociaciones estarían avanzadas y que podría producirse una virtual integración del mercado de capitales brasileño con el mexicano, vínculo que se profundizaría además con una posible fusión entre los negocios del mexicano en el ámbito bursátil y el CME Group, controlador de la Bolsa de Chicago y socio del BM&FBovespa, la Bolsa de Valores brasileña.

Si bien la información fue rechazada por el departamento de prensa de Slim, la agencia Bloomberg publicó un artículo donde advierte que la velocidad con que corrieron los trascendidos -resulten ciertos o no- habla a las claras de una tendencia ineludible: la integración de los mercados de capitales de la región.

Cuando esta integración ocurra, las empresas mexicanas y brasileñas gozarán de una gran ventaja frente a las firmas de otros países latinoamericanos, dado que sus posibilidades de recibir financiamiento serán mucho mayores.

Así las cosas, mientras el resto de los países impulsa el desarrollo de las Bolsas locales, en la Argentina se está mutando rápidamente hacia un mercado de capitales dominado por un único y gran jugador, la ANSES, el organismo estatal responsable de la seguridad social.

¿Acaso estaremos inventando una nueva forma de generar riqueza y desarrollo?

¡Hasta la próxima!

Federico

Deja tu respuesta