Andorra, una alternativa para inversores

El Principado de Andorra, ubicado en los Pirineos entre España y Francia, se está abriendo camino como centro de inversiones internacional. Para la edición de enero de la revista, entrevistamos a José Ignacio García Fernández, director de expansión internacional de Andbanc, una de las seis entidades allí instaladas. Aquí, el adelanto de una charla más que interesante.

Hace un par de semanas entrevistamos para la edición de enero de Inversor Global a José Ignacio García Fernández, directivo de And Banc (http://www.andbanc.com/ENG/home/index.asp) , un banco con sede en Andorra. La entrevista tuvo lugar en el coqueto Hotel Emperador de Buenos Aires, ubicado frente a la terminal de trenes de Retiro, aprovechando su visita al pais buscando oportunidades de inversion en la region.

La charla resultó muy amena. Hablamos de la crisis financiera internacional y su evolución. Y, sobre todo, de un tema muy interesante: el nuevo posicionamiento de Andorra como centro de banca internacional.

Hasta hace poco Suiza, Austria y Luxemburgo eran las plazas más conocidas de Europa para aquellos inversores de la región que buscaban confidencialidad, bajos costos y seguridad para su dinero. Ahora Andorra, a través del muy activo And Banc, está haciéndose lugar en ese selecto grupo.

Repasemos algunas características fundamentales del atractivo principado:

1. Es un país muy chico de sólo 468 km2 y 80.000 habitantes. Recibe 10 millones de visitantes por año, por lo que el 80% de su PBI proviene del turismo. Su producto bruto de 2.000 millones de euros eleva su nivel per cápita por encima del español y hasta el de Francia.

2. Durante mucho tiempo fue un territorio pobre y aislado. Pero a partir de la Segunda Guerra Mundial logró prosperar gracias al turismo y a su creciente condición de paraíso fiscal. Como no posee fuerzas armadas, su defensa es responsabilidad de España y Francia.

3. Su sistema político parlamentario es relativamente nuevo. La última fecha clave en su historia fue el 14 de marzo de 1993, cuando se aprobó en referéndum la segunda constitución de su historia, que desarticuló los últimos resabios feudales al declarar al pueblo andorrano como el único soberano.

4. Andorra es considerado un paraíso fiscal dado que, como Mónaco, no cobra impuestos a los bienes personales. Cualquier persona que tenga 30.000 euros para depositar en un banco andorrano y alquile un piso allí puede convertirse en residente y no pagar impuestos de ningún tipo.

5. Aunque el país acumula más de 700 años de historia, la banca andorrana nació apenas hace unos 70 y está conformada por sólo 6 entidades que operan en un clima de estabilidad y previsibilidad.

Por supuesto, les recomiendo comprar la edición de enero de la revista y leer el jugoso diálogo con el directivo, que incluye los temas mencionados más su descripción acerca de cómo está impactando la crisis en Europa y las alternativas de inversión que recomienda.

¡Hasta la próxima!

Federico

Deja tu respuesta