Cómo invertir en épocas de “capitalismo de amigos”

El proceso que se inició con la llegada de Néstor Kirchner a la Casa Rosada en 2003, hoy continuado por su esposa, fue presentado como progresista y orientado a lo social, aunque cada vez más se revela como un sistema de “capitalismo de amigos”. Esto es, un sistema en el cual las empresas, para tener éxito, no deben cuidar tanto su negocio como las relaciones con el poder político: no pueden tomar decisiones que molesten al Gobierno, deben aceptar sus sugerencias e imposiciones, consentir negocios y negociados con funcionarios, etc.
 
En los últimos años muchas firmas se fueron estatizando. Entre los casos más resonantes encontramos a Correo Argentino, Aguas Argentinas y los ferrocarriles, a los que en breve se sumarán Aerolíneas Argentinas y Austral. Al mismo tiempo, existieron presiones para que empresarios afines al Gobierno tomaran participación en grandes compañías, como la petrolera YPF.
 
Por otra parte, con el traspaso de los fondos administrados por las AFJP al Estado, éste pasará a ser accionista de Consultatio, Edenor, Siderar, Banco Macro, Telecom, Aluar, Molinos y Banco Galicia, entre otras. Esto lo habilitará en algunos casos a nombrar directores en los consejos de administración y participar de las decisiones corporativas.
 
Finalmente, muchas de las empresas que se financiaban con fondos volcados por las AFJP al mercado de capitales deberán buscar otras fuentes de financiamiento o aceptar las nuevas condiciones que les imponga el Gobierno. Algo semejante ocurrirá con aquellos bancos que hoy cuentan con depósitos de las AFJP y desconocen si el Estado los mantendrá y si se les impondrán condicionamientos para hacerlo.
 
En este contexto, ¿a qué empresas les podría ir bien y en cuáles convendría invertir? Es una pregunta de difícil respuesta dado que el análisis no deberá involucrar únicamente cuestiones de índole económica o de negocios sino también factores políticos que muchas veces escapan al conocimiento de los inversores, quienes deberán formarse en la materia para sobrevivir en el mercado durante los próximos años.