Tips para entender el canje de la deuda en default

Si bien resta pulir detalles, éstos serían los principales aspectos de una propuesta que, de resultar aceptada primero por el Congreso y luego por los tenedores de bonos en default, le permitirá al país volver a financiarse en los mercados internacionales sin correr el riesgo de ver embargados los fondos obtenidos:
  • Se ofrecerá canjear los bonos de quienes no aceptaron la propuesta del 2005. Por entonces su valor nominal ascendía a 20.000 millones de dólares más los intereses no pagados entre 2001 y ese año.
  • Los bancos mencionados más arriba cuentan ya con el visto bueno de acreedores con US$ 7.000 millones defaulteados, aunque se comprometieron a sumar voluntades por otros US$ 3.000 millones, al menos.
  • En este caso, para quienes adhieran al canje se emitirán únicamente bonos Discount -ya no, Par y Cuasipar- lo que le permitirá al Gobierno reducir el valor presente de la deuda pública y generar un impacto menor sobre el ratio Deuda/PBI.
  • La emisión se realizará en condiciones menos favorables que en el 2005, dado que a la quita del 66% sobre la deuda original que implican los Discount se les sumará a los acreedores el pago de la comisión a los bancos por la operación (0,5% de la deuda canjeada) y no habrá premio en efectivo por aceptar la propuesta.
  • Los intereses correspondientes al período 2003-2005, incluidos en el primer canje, serán saldados con más bonos Discount.
  • No se emitirán cupones atados al PBI, oportunamente entregados junto con los títulos Discount y Par. Tampoco se abonará dinero en concepto de los premios que esos cupones fueron pagando a sus tenedores en base al crecimiento de la economía argentina.
  • Por cada 100 dólares canjeados, los bancos que participarán de la operación comprarán 25 dólares extra de deuda a través de un bono en dólares bajo ley neoyorquina que pagaría según sus condiciones de emisión un 12,5% de interés anual. La nueva deuda a emitir bajo esta modalidad sería entonces de 2.500 millones de dólares o más.
  • Además, los bancos se comprometerán a obtener el visto bueno de tenedores de préstamos garantizados (PG) con vencimiento en 2009 (US$ 4.500 millones) y 2010 (US$ 4.200 millones) para canjearlos por bonos de mayor vida. La meta es lograr el canje de PG por al menos US$ 4.000 millones.
  • Por cada 100 dólares canjeados de PG, los bancos tomarán nueva deuda por 30 dólares.

El Gobierno utilizará parte del dinero recolectado en las operaciones con los holdouts (los tenedores de los bonos en default) y los PG para recomprar deuda de corto plazo, lo que mejorará su perfil deudor y elevará los precios de los títulos públicos en el mercado, beneficiando así a los acreedores que acepten el canje y a los bancos tomadores de nueva deuda.