¿Qué pasa con el dólar?

La historia argentina está llena de devaluaciones de la moneda nacional, de un día para el otro el dólar se volvía más caro y se perdía el poder adquisitivo de la moneda nacional. La gente empezó a cubrirse de los perjuicios de las devaluaciones ahorrando en dólares, o en caso extremos usando dicha moneda para transacciones también. Esto en economía se conoce como dolarización de hecho.
Luego de la crisis del 2001-2002 el dólar se mantuvo bastante estable, cotizó alrededor de $3 por dólar con variaciones mínimas en el día a día (en términos técnicos, su precio tuvo baja volatilidad). Esto, sumado a la sensación de que no era probable que el peso se devaluara (de hecho, la tendencia natural era a la apreciación, pero el Banco Central compró dólares para evitar que el precio cayera) hizo que mucha gente ahorrara en pesos, aprovechando una mayor tasa de interés en esta moneda que en la que se podía conseguir en dólares.
Pero, esto cambió con la crisis del gobierno con el campo, menores exportaciones de granos dieron por resultado menores liquidaciones de exportaciones y con ello menos oferta de dólares en el mercado local.
Por otro lado, la gente comenzó a demandar más dólares temiendo otra devaluación, como históricamente sucedía. El dólar ofrecía una seguridad, mientras que las tasas en pesos no compensaban el riesgo. Así, subió hasta $3,21.
Lo que cambió con respecto a ocasiones anteriores es que el Banco Central tiene una cantidad importante de reservas (casi U$S 50 mil millones), y decidió usar parte de ellas para mantener controlado el precio de la divisa. Desde comienzos de la crisis lleva vendidos más de U$S 1.600 millones en el mercado.
El Central también quiso mostrar fortaleza y hacerles perder dinero a quienes compraron dólares o compraron futuros de dólar, e hizo bajar la cotización hasta $3,13.

¿Qué gana con esto? Intenta disuadir la compra de dólares en una próxima (e hipotética) corrida como la que tuvimos en las últimas semanas. De todas maneras, no parece que el Central vaya a seguir intentando bajar el tipo de cambio, porque es costoso y ya cumplió el objetivo de disciplinar al mercado, por lo que el dólar ya habría llegado a su piso.