¿Es probable un nuevo default de la deuda?

El fantasma del 2002 siempre esta presente en el inversor argentino. Recordemos que antes del default nadie se imaginaba que esto era posible, pero ocurrió. ¿Estamos en una situación similar? ¿Por qué se comienza nuevamente a hablar de este tema?
 
Esta preocupación comenzó a mencionarse en los últimos meses, y tuvo su pico en la semana pasada a raíz de una nota que publicó el influyente periódico Financial Times en su tapa, el cual se basó en un informe de los economistas argentinos Martín Krause y Aldo Abram.
 
Este informe señala que, si se suma también el monto total de deuda en cesación de pagos (que incluye los holdouts), la deuda argentina asciende a unos 170.000 millones de dólares, un 67 por ciento del producto interno bruto (PIB), mientras que durante el 2001 era equivalente al 54 por ciento del PIB.
 
Hay otros analistas que argumentan que la situación no es tan grave y que hay varias diferencias entre la situación actual y la del 2001. En primer lugar, el sector público tiene superávit fiscal y no déficit, por lo que tiene que salir a buscar fondos para los vencimientos que tenga pero no para cubrir un déficit. Por otro lado, y gracias a la reestructuración de la deuda llevada a cabo en 2004, los vencimientos anuales (tanto de capital como de intereses) son bajos para los próximos años. Por las dos razones anteriores las necesidades de financiamiento son bajas.
 
Por último, los pagos de intereses son bajos porque en la reestructuración se fijaron bajos cupones, pero a medida que la deuda vence las nuevas emisiones se hacen a tasas de mercado, lo que va aumentando los pagos de intereses. Las últimas emisiones de Argentina en dólares fueron a tasas cercanas 13% anual, un valor muy superior al necesario para que la deuda sea sustentable.
 

Es cierto que debería pasar un buen tiempo endeudándose a estas tasas para llegar a un nuevo default, pero aunque hay tiempo por delante hay que tomar las medidas adecuadas para evitar esta situación, algo que hoy no se está haciendo.