Comparando burbujas: ¿hacia donde va el precio del petróleo?

Si hay una cuestión de la que probablemente no podamos nunca estar exentos los inversores, es de la influencia de los movimientos especulativos en el mercado. Las burbujas, con sus consecuentes explosiones y pérdidas, han formado parte de los mercados financieros desde sus inicios.
 
Por supuesto, es mucho más sencillo analizar una burbuja una vez que esta ha tenido su curso, que llamar la atención sobre los precios de un activo en pleno período alcista. A estos niveles de precios, sin embargo, parece recomendable ser muy cautelosos con las inversiones en petróleo y relacionados.
 
El siguiente gráfico muestra la evolución de tres sectores diferentes: las acciones tecnológicas del Nasdaq durante la burbuja del sector, las acciones de compañías desarrolladoras de real estate en EEUU desde principios de esta década, y los precios del petróleo desde Noviembre del 2001.
 
La evolución en los precios del petróleo ha sido más elevada que la de las puntocom en pleno auge, y un poco menor que la de los fabricantes de casas en su máximo punto. Obviamente es imposible establecer con precisión si el petróleo se encuentra o no en una burbuja, y cuando terminará la misma en ese caso.
 
Lo que parece bastante claro, sin embargo, es que el alza de precios ha sido similar en magnitud y duración a la de otras burbujas cuyos resultados para los inversores que tardaron en salir d sus posiciones fueron desastrosos.
 
El petróleo tiene su propia dinámica, y no puede compararse de por si con cualquier otro activo. Por otro lado, muchos de los argumentos que se utilizan para justificar los precios actuales son los mismos que escuchamos durante otras burbujas.
 
Seguramente es cierto que la incorporación de China e India a los mercados globales incrementó la demanda de petróleo. “El mundo es diferente ahora” decían muchos analistas e inversores durante la burbuja de Internet, el mundo ciertamente con la revolución de Internet, pero los precios de aquellos tiempos no estaban justificados por ningún factor fundamental. El argumento de que la oferta de petróleo es limitada, recuerda a aquellos que planteaban que los precios de los bienes raíces no podían bajar debido a que la oferta de tierra tiene un límite establecido.
 
En definitiva, durante todas las burbujas existen factores reales para justificar un alza en los precios, el peligro se genera cuando la especulación se adueña del mercado, y los precios siguen subiendo solamente porque todo el mundo espera que sigan subiendo.

Establecer un valor de referencia a largo plazo para el petróleo es una tarea muy complicada, aunque parece bastante claro analizando los movimientos de precios que la suba ha sido lo suficientemente estrepitosa como para ser cautelosos a esta altura.