Buffet y sus inversiones en transporte ferroviario

Evidentemente, seguir de cerca las decisiones de los más talentosos inversores, es un hábito que puede resultar muy beneficioso para quienes pretenden realizar con el mayor éxito posible sus inversiones. No para copiar de manera ciega sus inversiones, sino para aprender de ellas. En todo caso, decidir si son adecuadas o no para nuestro portafolio es algo que debe hacerse después de haber entendido el porqué las decisiones de los más exitosos maestros, y no como una reacción automática ante la información recibida.
A tales efectos, repasamos textualmente la nota que publicamos el 4 de septiembre del 2007 sobre las inversiones ferroviarias de Buffet.
 
Warren Buffet comprando trenes
La última movida del gran maestro, una serie de adquisiciones en compañías de ferrocarriles. La industria parece estarse volviendo cada vez más atractiva, analizamos algunos factores para explicar la tendencia.
Nunca viene mal monitorear en que andan los inversores más destacados, sobre todo en el caso de Buffet, cuya capacidad analítica lo ha convertido en uno de los hombres más ricos del mundo invirtiendo en los mercados. La señal parece clara y nos obliga a pensar algunas cuestiones, Buffet está invirtiendo en ferrocarriles… por algo será.
A través de Berkshire Hathaway (BRK-A) o de algunas de sus subsidiarias, Buffet viene incrementando fuertemente sus posiciones en firmas de transporte ferroviario, entre ellas Union Pacific (UNP) Norfolk Southern (NSC) y Burlington Northern Santa Fe (BNI). Según él, estas empresas al tener un gran valor de mercado son atractivas para su portfolio, dado que Buffet necesita invertir grandes sumas de capital, está en alguna medida “atado” a empresas de gran tamaño.
Es probable que ese sea un factor a tener en cuenta, pero seguramente Buffet no logró su fortuna simplemente invirtiendo según el tamaño de la compañía. De hecho, las empresas del sector parecen haber mejorado mucho sus perspectivas en los últimos años.
Hacia Finales del 1800, cuando se creó el índice Dow Jones, 9 de las 11 compañías que lo componían eran de transporte ferroviario. Sin embargo, los resultados del sector no fueron muy alentadores: elevada regulación, bajos retornos y alto grado de competencia entre las empresas generaron que los ferrocarriles se convirtieran en un sector poco atractivo.
Sin embargo, en 1980 el gobierno norteamericano desreguló el sector, lo que fue generando con el correr de los años una serie de consolidaciones y fusiones en la industria, reduciendo la cantidad de empresas y la competencia entre ellas. Hoy en día, existen algunas cuestiones que afectan favorablemente las perspectivas futuras de la industria:
  • Con los altos costos de combustible, y las limitaciones establecidas por la cantidad de horas que un camionero puede pasar detrás del volante,  el sector ferroviario está ganando competitividad en cuanto al transporte de mercaderías frente a la competencia de los camiones.
  • La economía cada vez más globalizada implica creciente demanda de transporte de bienes importados desde los puertos de entrada hacia diferentes localidades de Estados Unidos.
  • La cantidad de capital necesaria para establecer una línea ferroviaria es realmente monstruosa, lo que implica una importante barrera de entrada ante posibles nuevos competidores.
Todos estos factores han contribuido a que las perspectivas del sector cambien radicalmente en los últimos años, y los mercados lo están reconociendo: como vemos en los gráficos, empresas como UNP, NSC y BNI han otorgado cuantiosos retornos en la zona del 50% para los últimos dos años.

Menos de un año después de la publicación de la nota, podemos ver en el siguiente gráfico que las compañías mencionadas han obtenido desde septiempre del año pasado hasta la fecha rendimientos realmente excelentes, de entre el 25% y 40%. Especialmente si los comparamos con el S& P 500 que obtuvo rendimientos negativos durante el período en cuestión.

Parece casi increíble, quienes hubieran tomado estas posiciones una vez que fueron totalmente públicas y conocidas por el mercado, hubieran obtenido excelentes retornos en un mercado muy complicado. Evidentemente, saber o no invertir tiene sus consecuencias.