Analizando a los analistas: ¿precio objetivo o precio subjetivo?

Una de las claves para poder invertir con éxito, al menos dentro del paradigma del análisis fundamental, que tan buenos resultados ha brindado a inversores famosos y desconocidos, consiste en poder separar el valor de un activo de su precio de mercado.

La lógica de la estrategia se basa en que, tarde o temprano el precio del activo se acercará a su verdadero valor, por eso es que encontrando oportunidades en acciones cuyo precio este subestimado por el mercado pueden lograrse excelentes retornos como los que tanto anhelan muchos inversores.

Hasta acá parece bastante sencillo el proceso, después de todo, existen muchísimos analistas dispuestos a calcular el verdadero valor de un activo, y lo único que debería hacer el inversor es tomar las decisiones correctas en base a estos cálculos.

Sin embargo, no es en vano que los más exitosos inversores resalten el hecho de que los estimados sobre el valor de una acción deben ser realizados de forma independiente y con criterio propio. Si se trata de encontrar diferencias entre el valor de un activo y su precio de mercado, probablemente la mayor parte de los analistas de Wall Street no puedan ayudarnos.

En el siguiente gráfico, se puede ver el precio objetivo (valor estimado) para Google (GOOG) y su relación con el precio de mercado en el momento. Evidentemente, resulta muy claro que los estimados de valor suben cuando sube el precio y bajan cuando este lo hace.

 

Debería suponerse que precisamente el trabajo del analista consiste en darle un estimado de valor que no esté influenciado por los movimientos del mercado, para ayudarnos a tomar mejores decisiones. Sin embargo, parece mucho más probable que en este caso sigan las modas del mercado, y no un análisis independiente de las perspectivas de la empresa.

Lamentablemente, para obtener valores objetivos estimados con independencia y sentido común, no se puede confiar en el análisis de otras personas, mucho menos cuando estas pueden tener ideas o incluso intereses diferentes a los nuestros.

No existe un sustituto posible para el involucramiento propio y el esfuerzo intelectual y emocional de tomar decisiones de inversión bajo nuestra propia responsabilidad. El esfuerzo es grande, la recompensa también, depende de cada uno decidir si va o no a emprender el fascinante camino del análisis fundamental por su propia cuenta.

Para quienes estén interesados en desarrollar las habilidades necesarias para analizar de forma independiente una acción, utilizando casos reales y concretos y además teniendo la posibilidad de encontrar oportunidades atractivas, el Club de Research de Inversor Global podría ser un excelente punto de entrada.