Cómo utilizar el análisis técnico en las Inversiones

La Bolsa estadounidense demostró, una vez más, ser el termómetro de los mercados de capitales mundiales. Hace algunas semanas, se analizó en Inversor Global la situación del mercado bajo el análisis técnico, y la presente nota es una continuación de aquella.

En primer lugar, Es importante recordar algunas conclusiones importantes a las que se habían arribado: el S&P 500 rompió su tendencia alcista de mediano plazo en diciembre del 2007, y se encuentra actualmente en una tendencia bajista de corto-mediano plazo, tal cuál se puede observar en el siguiente chart del SPY (ETF del índice de referencia).

 

Por arriba de los 140 dólares (que equivalen a 1.400 puntos del índice), el mercado estaría quebrando esa tendencia bajista con serias posibilidades de volver a los máximos de octubre del año pasado.

Pero con el fin de no tener que esperar a que esto ocurra (o no), se va a analizar los ETFs de dos industrias que son de suma importancia en cuanto a la incidencia que tienen sus empresas en el global del mercado: el mercado de real estate y el financiero, para los que se utilizará el IYR (iShares Dow Jones U.S. Real Estate Index Fund, y el XLF(Financial Select Sector SPDR Fund, respectivamente.

El análisis de IYR agrega valor a este estudio dado que fue el primero en romper la tendencia alcista que disfrutaban la mayoría de los mercados desde 2003. Esto ocurrió mayo del año pasado (7 meses antes que el SPY), por lo cuál su máximo lo alcanzó en febrero de 2007 y no en octubre, como el resto. ¿De qué sirve esto?

Muy simple, es la tendencia bajista con mayor duración (de mayo a la actualidad) y por ende la más confiable. Como lo muestra su chart, la tendencia bajista aún está intacta, y recién por encima de los 72 dólares se puede considerar un cambio de dirección.

 
Por su parte, XLF rompió la tendencia alcista que comenzó en 2003 en octubre de 2007 (dos meses antes que el SPY). A partir de entonces, comenzó una tendencia bajista que se vería vulnerada en los 27,50 dólares, según el siguiente chart. ¿De que sirve todo este lío de distintos ETFs y valores?
 
 

Muy simple, da un punto de referencia y una potencial teoría que, en caso de cumplirse, podría ser muy lucrativa para las inversiones: así como IYR y XLF anticiparon la caída del SPY en su momento, podrían, ahora, adelantarse a su fin.

Por lo tanto, hay que estar atentos al desempeño inmediato de estos ETFs (su cotización puede observarse en cualquier sitio de finanzas con los símbolos expuestos) de manera de anticiparse a lo que pueda pasar y apostar en consecuencia.