¿Quién no quisiera ser más rico de lo que ya es?

El recientemente lanzado libro “Hombre Rico, Hombre Pobre”, intenta mostrar el camino que tienen que recorrer las personas que quieren incrementar su fortuna personal. Marcelo Elbaum lo escribió luego de más de 20 años de experiencia en el mundo de las inversiones. De una forma ágil y didáctica, muestra que dominar el mundo de las finanzas no es un arte sólo accesible para los expertos. Todos lo pueden lograr.

Conocí a Marcelo Elbaum a principios del año pasado. Nos encontramos en un restaurante de Palermo con la excusa de realizarle una entrevista para la edición número 37 de la revista Inversor Global, que salía en el mes de abril de 2007.

Llegue al almuerzo con la expectativa de encontrarme con un académico del mundo de las inversiones. Si bien sabía que era Portfolio Manager (se encargaba de manejar fondos institucionales), las mayor referencia que tenía de él era su actividad académica. Había leído su libro, mejor dicho su completo manual de “Administración de Carteras de Inversión”, una de las obras más completas y prácticas que se escribieron sobre inversiones en nuestro país. Y, por supuesto, conocía su actividad docente en varias universidades locales y del exterior. Aparte había leído varios artículos suyos en la prensa.

Me llevé una grata sorpresa. El académico de traje y pocas palabras que me imaginaba encontrar, se convirtió en una persona divertida e informal, que se apasionaba de las inversiones, de la misma forma que podía hacerlo con un equipo de fútbol o un grupo musical.

La charla se dio de una forma natural y los difíciles conceptos que utilizaba en su trabajo diario se lograron transmitir de una forma didáctica y atractiva en la entrevista que finalmente salio publicada. (Podes ver el texto completo de la entrevista haciendo clic aquí) http://www.inversorglobal.com.ar/revista/Nro_37/42_%22La_administraci%F3n_de_inversiones_es_un_
Creo que es la persona ideal para escribir un libro como “Hombre Rico, Hombre Pobre”. Tiene vasta experiencia práctica y una profunda formación técnica. Y lo más importante: es un apasionado del mundo de las inversiones, que le gusta transmitir los conceptos difíciles de una forma divertida y práctica. ¿Qué se propuso hacer con el libro? Ni más ni menos que acercar al mundo de las finanzas a las personas comunes, aquellas que no tenían experiencia previa en este mundo. Su idea era acercar los conocimientos y técnicas necesarias para dominar “el arte de aumentar la riqueza personal”. ¿Lo logró?

Almorcé con Marcelo la semana pasada en Eterna Cadencia y me obsequió un ejemplar. Si bien la ansiedad me hizo comprar el libro el primer día que salió, dos semanas atrás, ahora aprovechando la Semana Santa e inspirándome en el nuevo ejemplar autografiado por el autor, le dediqué al libro el tiempo que se merecía.

Creo que Marcelo logró su cometido con esta obra. Algunos comentarios:

1 – A diferencia de famoso best seller “Padre Rico, Padre Pobre”, “Hombre Rico, Hombre Pobre” no es un libro de autoayuda, es un libro con mayor rigor técnico.
El autor basa su método de planificación financiera exclusivamente en el ahorro. “El ahorro es la base de la fortuna”, menciona Elbaum en la primera parte del libro. Explica e incentiva al lector a hacerlo analizando los prejuicios más comunes para no guardar dinero y las diferentes personalidades que pueden tener los lectores.

Al final del libro, recomienda diferentes comportamientos para los diferentes casos financieros: Divorciados, viudos, parejas, hijos, etc. Es decir, en los dos extremos del texto, toma algún carácter de “autoayuda”, pero el cuerpo central, es una introducción al lector al mundo de los conocimientos de las inversiones, mucho más objetivo y duro.

Esto tiene una parte buena y una mala.

La mala es que el autor deja un poco de lado a las personas que no están generando buenos ingresos. O mejor dicho, deja para aquellas personas, el “camino lento” de ahorrar el 10% de sus ingresos y apuntar a invertir bien los ahorros y lograr retornos compuestos.

Pero no recomienda ninguna salida al problema de cómo generar mayores ingresos. Tal vez esto quedará para una próxima edición. Por ejemplo, incentivando a que los jóvenes asuman riesgos en la creación de nuevas empresa y dejen de lado los empleos en relación de dependencia “seguros” pero hoy poco estables y redituables. Entre otras soluciones al problema por supuesto. Este es un tema, que Kiyosaki en sus libros, aborda en detalle.

La buena, es que el libro no entra en terrenos discutibles o subjetivos. Las personas que están logrando ingresos corrientes atractivos y tienen capacidad de ahorro van a encontrar una “formula” más directa y clara para invertir con éxito. Padre Rico, las deja sin respuestas, pero Hombre Rico, se les da todas.

2 – Se tocan temas muy importantes no abordados en otras obras. Por ejemplo, cómo planificar las finanzas en la pareja, enseñarles finanzas a los hijos o cómo hacer para no dilapidar los patrimonios. El tema de las burbujas o el problema de elegir un asesor financiero, entre otros. Estos son temas universales, muy masivos, en los cuales no se encuentra nada de literatura no sólo en la Argentina, sino en toda Latinoamérica. En ese sentido, Elbaum se convierte un precursor en la materia y le hace un gran favor a los argentinos acercando métodos modernos y comprobados para tener éxito en el manejo de las finanzas.

3 – La explicación de los diversos instrumentos de inversión es excelente. El cuerpo del libro introduce al lector a las herramientas tangibles y no tangibles para invertir. Si esta dando sus primeros pasos y todavía no los conoce, esta es una excelente manera de hacerlo.

Es una noticia estupenda que se haya lanzado un libro como Hombre Rico, Hombre Pobre. En la argentina faltaba un libro así. En Estados Unidos, conocemos el fenómeno de Kiyosaki y lo que provoca. En Brasil se da un fenómeno similar con autores locales (un ejemplo muy bueno para los que entienden portugués http://www.maisdinheiro.com.br/ ). Y en Argentina el primer autor en aparecer es Elbaum. Ojalá el libro sea un éxito y esto impulse la llegada de nuevos títulos que aborden esta temática olvidada en las librerías de nuestro país.

¡Hasta la próxima!

Federico

Deja tu respuesta