Cuidado con las propuestas de inversión irreales

Si un negocio suena demasiado bueno para ser real, seguramente, hay riesgos escondidos. Muchas veces, el sentido común es más importante que los cálculos matemáticos.
Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido