Los commodities fueron los activos con mejor desempeño en 2007

Los precios fueron impulsados por la fuerte demanda de China e India, indicó el estudio, y agregó que la soja fue la materia prima más fuerte, avanzado un 77,5 por ciento.

“La soja fue la materia prima con desempeño más fuerte (…) debido que a agricultores en Estados Unidos y otros lugares redujeron la producción de la cosecha para cultivar más maíz para la industria de los biocombustibles,” explicó el estudio.

Los precios de los metales básicos cayeron en el 2007. El zinc fue el del peor desempeño, al caer casi un 45 por ciento, pero los metales preciosos proporcionaron a los inversores ganancias del 26,4 por ciento.

“Los flujos de refugio seguro hacia el oro durante la actual turbulencia del mercado financiero, junto con un incremento de la demanda de metales preciosos tanto para uso industrial como para confeccionar joyas, han impulsado a los precios,” afirmó el estudio.

La escalada del oro y el platino continúa en el 2008, porque el platino marcó máximos consecutivos debido a preocupaciones por el suministro despertadas por una crisis energética en Sudáfrica, mientras que el oro tocó a principios de febrero un máximo histórico.

“El oro es visto como un depósito de valor y una protección contra la incertidumbre del mercado financiero y la inflación, lo que ha ayudado a impulsar su precio a niveles récord,” dijo el economista jefe de Halifax Bank of Scotland (HBOS), Martin Ellis.

A pesar de una baja del crecimiento del precio de las viviendas hacia fines del año pasado, la propiedad residencial proporcionó las segundas ganancias más altas luego de las materias primas, mostró el estudio.

Con una retorno del 10,7 por ciento, la propiedad residencial tuvo mejor desempeño que el mercado accionario británico, que proveyó una tasa de rendimiento del 5,3 por ciento, la primera vez desde el 2004.

Las acciones británicas tuvieron un mejor desempeño marginal que los títulos internacionales, que dieron una ganancia del 5,2 por ciento en el 2007, marcando el quinto año consecutivo de mejor desempeño.

Sin embargo, tanto las acciones británicas como las internacionales experimentaron una marcada desaceleración en el crecimiento con respecto al del 2006.