Nadar contra la corriente paga

Si bien muchas veces se trata de estrategias arriesgadas que requieren cierta complejidad y buen manejo de las emociones, los mercados tienden a exagerar tanto a la suba como a la baja. Apostar en contra de la corriente cuando las tendencias parecen exageradas puede brindar enormes ganancias.