Nuevo récord del Euro

A pesar de ser algo esperado y que no sorprendió demasiado, una de las noticias más importantes de la semana anterior fue el nuevo récord del euro en su cotización contra el dólar estadounidense. Aunque si tomamos en cuenta que también se fortalecieron la libra (lleva dos semanas por encima de 2 US$ por libra) y otras monedas, deberíamos hablar más de una debilidad del dólar que de una fortaleza del euro.

El euro superó ante el dólar el umbral de 1,38 unidades, al cerrar el viernes pasado en su máximo nivel desde 1999, año en que fue creado. Uno de los factores que le da impulso a la divisa europea son los incrementos de las tasas de interés en ese mercado, en el cual la tasa de referencia lleva ocho aumentos consecutivos desde fines de 2005, período en el que se duplicó del 2 al 4% anual, mientras que en los Estados Unidos se mantienen en el 5,25% anual desde hace once meses.
 
El paulatino cierre de la brecha entre las tasas de interés de ambos mercados favoreció para que se transfirieran fondos desde EE.UU. hacia la zona del euro, lo que produce que el dólar se deprecie contra el euro. Este proceso que se inició hace unos cuantos meses se potenció en las últimas jornadas de la mano de las complicaciones en el mercado de los créditos hipotecarios sub-prime (ya hubo bajas de calificaciones en  bonos respaldados por hipotecas y se esperan más) y de las dudas sobre la fortaleza de la economía americana.

Con respecto a esto último, en la semana anterior se conoció que la facturación del comercio minorista cayó un 0,9% en junio, cuando los analistas preveían que aumentaría un 0,1%.

Esta semana se publicarán indicadores importantes en EE.UU., entre ellos precios al consumidor y mayoristas, producción industrial y nuevas construcciones y permisos de construcción de viviendas. Datos peores de los esperados en estos pueden disparar nuevas caídas del dólar.

¿Qué hacer con sus inversiones ante este escenario? Si tiene pensado gastar en euros en el futuro (en un viaje a Europa por ejemplo) lo más razonable sería ahorrar en dicha moneda; si se piensa gastar en dólares ahorre en dólares. Y si no se tiene en claro en que van a ser usados esos fondos, es importante tener en cuenta las ventajas de la diversificación; un portafolio con activos en distintas monedas siempre es una buena alternativa.

Grafico Estadisticas