No invierta siguiendo a las “masas”

Sólo existe un número limitado de acciones de una compañía. Si todo el mundo quiere comprarlas las acciones subirán de precio. La envida por la rentabilidad que están consiguiendo los demás puede ser uno de los motores más potentes para crear burbujas. Comprar algo por encima de su valor fundamental no representa ningún problema si existe otro “tonto” que te lo compra más tarde… el problema es que es bastante complicado saber si tu no serás el último “tonto”. Entrar en una burbuja sólo porque los demás lo están haciendo suele costar bastante caro.
Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido