“Los fideicomisos son inversiones paralelas a las acciones y bonos”

Santiago Roca: ¿Cómo evalúa el balance de Tenaris del primer trimestre? ¿Esta acción continuará su curso ganador?

Rafael Ber: Sin lugar a dudas se trata de un clima negativo. Hay dos maneras de hacer una comparación: interanual o contra el trimestre anterior. Si se hace una comparación de Tenaris contra el año anterior todo funciona, todo anda mejor, y los ratios de rentabilidad son muy favorables; si se hace la comparación con respecto al trimestre anterior se observa que empiezan a pesar algunas dificultades, que son propias del crecimiento, no son nada más que consecuencias de un crecimiento, que es la incorporación de Maverick y sus negocios y el esfuerzo financiero que se ha hecho vía endeudamiento. Así y todo creo que el mercado está sobreexagerando el efecto por aquella razón de que la compañía sigue creciendo, la compañía tiene amplias posibilidades de seguir generando fondos. Otra cosa que cayó mal en el mercado, y que es entendible, son las restricciones al pago de dividendos, que su política de endeudamiento le está imponiendo.

S.R.: Paolo Rocca, presidente de la Organización Techint, que son dueños de Tenaris, dijo que ese primer trimestre iba a venir con algo de menor de utilidad…

R.B.: Sin lugar a dudas que es un factor negativo.

S.R.: ¿Y cómo ves el mercado bursátil argentino?

R.B.: Está totalmente desenganchado del buen comportamiento que están registrando los mercados centrales del mundo, a lo que no debería olvidarsenos Brasil, que está teniendo un envidiable comportamiento. Es consecuencia de que estamos en un circuito en el cual la apatía ha ganado el mercado, y algo de esto sin lugar a dudas tiene que ver el efecto sobre la deuda en pesos que ha desilusionado a muchos inversores locales. Hay una fuerte relación entre tenedores de bonos ajustables por CER y tenedores de acciones, no son dos mercados independientes.

S.R.: ¿Y esto tiene que ver con esta problemática de manipulación de números del INDEC?

R.B.: El mercado sigue descontento con esto y lo expresa en el comportamiento de los bonos (CER), y lo ha empezado a expresar después de la suscripción de Edenor en una nueva desilusión que se traslada al mercado de acciones: está sufriendo creo una desilusión en el corto plazo que se expresa en la apatía. Y la apatía es que no hay fuerza inversora, los mercados lateralizan, y la menor presión de ventas tiene la baja. Y ese escenario creo que lo vamos a tener presente hasta que encontremos un nuevo nivel de precios, y eso muestre un mayor nivel de atractivos y posibilidades de rebote, por lo tanto estamos buscando un piso, y una vez que consolidemos piso el mercado va a rebotar.

S.R.: ¿Crees que la situación puede mejorarse en el mediano plazo?

R.B.: Hay una luz de esperanza, pero el mercado en este momento quiere ver y después apostar. Nadie juega para adelante, hacen falta números que reviertan este pequeño corto escenario de apatía. Pero por ahora eso creo que requiere una tensa espera, y en las próximas horas veremos si alguno de los números que están por salir ayuda a revertir la situación.

S.R.: Sólo el 3,3% de los argentinos tienen acciones mientras que en los Estados Unidos esa cifra llega al 75% y en Europa al 60 por ciento. En el año ’60 en la Argentina cotizaban 640 empresas y hoy apenas 102… ¿Qué hace falta que los organismos hagan para reactivar el interés de los inversores minoristas en los instrumentos financieros?

RB: Porque salvo el caso de Pampa y el caso Edenor no hemos tenido colocaciones exitosas en los últimos tiempos. Las empresas han buscado más canalizarse por endeudamiento que por aumento de capital. Quizás es porque no hay tanto interés bursátil, si la demanda crea su oferta o la oferta crea su demanda. Hay que trabajar en eso, y va a requerir tiempo. Como vos decías, el retraso de nuestro mercado respecto a los principales rectores en el mundo es muy alto, y creo que progresivamente vamos a ir recuperándolo. Pero este no es un tema de 24 ni de 48 horas, son tareas de largo plazo.

S.R.: ¿Vos creés que el fideicomiso fue una herramienta que eclipsó a los mercados de bonos y de acciones?

R.B.: El fideicomiso es algo muy cercano al plazo fijo; el mercado accionario y de bonos es algo un poco más lejano plazo fijo. Y recordemos que el plazo fijo sigue siendo la principal canasta de inversión en la Argentina para el inversor medio, y eso obviamente requiere tiempo y esfuerzo, y un clima de inversiones favorables, que por ahora está todo en expectativa y falta mucho para concretarse.

S.R.: ¿Y vos no pensás que el éxito de Brasil se debe a que se reunió con Bush, y en Argentina nuestro presidente Néstor Kirchner se reunió con Chávez?

R.B.: Las relaciones internacionales han sido un problema, pero no diría que es más que componente de un cóctel en el cual la sumatoria de ese cóctel no es una lectura de un clima de inversión favorable; por ahora es una de las tareas que yo creo que queda pendiente para este y el futuro gobierno. Nosotros decimos que estamos transitando un camino pesimista, este camino pesimista que nos lleva, cuando el mundo festeja récords de mercado, y nosotros mirando esta política internacional que nos perjudica. Y también tenemos que decir que la educación financiera, la educación bursátil, aún no se ha instalado culturalmente entre los ciudadanos argentinos.