¡Usted puede ser millonario!

Muchas veces leemos títulos como éste, libros o cursos que prometen esquemas rápidos y sencillos, casi mágicos, para convertirnos en millonarios al instante. Lamentablemente se trata de caminos improbables, muchas veces demasiado arriesgados o directamente fantasiosos en cuanto a sus supuestos y recomendaciones. Los únicos que se hacen millonarios con libros del estilo “Sea Millonario Ya” suelen ser los que escriben o venden los libros.

Sin embargo, resulta muy saludable separar la paja del trigo, hagamos unas sencillas cuentas y veamos cuales son nuestras posibilidades reales como inversores. Permita que le adelante algo: usted puede ser millonario, no en forma instantánea, pero no necesita ser un genio para ello. Un poco de sentido común y capacitación sobre inversiones, paciencia y cultura de ahorro son las herramientas necesarias para lograr este objetivo.

Por supuesto, no pretendo que tome mi palabra, veamos los números.

En primer lugar,tenemos que separar retornos simples de compuestos: en el presente ejercicio estamos hablando de inversiones en acciones; sumimos que usted reinvierte constantemente las ganancias y dividendos que obtiene, es decir, obtiene retornos compuestos.

En segundo lugar, es fundamental diferenciar retornos reales de los nominales. Si yo le digo que usted dispondrá de un millón de dólares dentro de 30 años, de nada le sirve esa información excepto que sepa usted cuantos bienes podrá comprar, es decir la tasa de inflación. Como corresponde, vamos a considerar los efectos de la inflación en nuestras cuentas, hablaremos de retornos reales.

Ahora sí, saque su calculadora y empecemos. El retorno histórico promedio del índice SP500 a lo largo del último siglo ha sido de cerca de 11.5%, mientras que la inflación en dólares algo similar a 3,5%. Esto nos deja un retorno de 8% real en el índice, que puede ser obtenido por ejemplo a través del ETF SPY que replica el beneficio del SP 500 con bajos costos y puede ser adquirido en el mercado con la misma facilidad que cualquier acción individual.

Si usted cuenta con un capital inicial de 50.000 dólares y agrega 5000 de ahorro todos los años, puede llegar al millón en 30 años. Simple matemática, sólo requiere que se cumplan los supuestos de retorno e inflación, los cuales son basados en promedios históricos de largo plazo, con lo cual no se trata de supuestos improbables. Recuerde que además estamos hablando de un ETF bastante seguro y diversificado, nada complicado ni genial.

Comenzando con 30.000 y agregando 3000 anuales necesita un poco más de tiempo, algo así como 35 o 36 años. Si su capacidad de ahorro es menor, digamos que comienza con 10.000 y agrega 1.000 anuales, requerirá 50 años para alcanzar el millón. Por supuesto, las cuentas pueden hacerse para diferentes montos y períodos y después de todo, se puede vivir bastante bien con algo menos de un millón de dólares, ¿no?

Seamos un poco más agresivos ahora. Asumamos que usted invierte en índices un poco más volátiles y arriesgados, como acciones de mercados emergentes o empresas de alto crecimiento. Claro que tendrá que soportar una volatilidad mayor, pero a cambio supongamos que obtiene un 15.5% nominal, es decir, 12% real

El ahorrista más modesto (el de 10.000 iniciales y 1000 por año) llega al millón en 35 o 36 años. El de 30.000 iniciales y 3.000 adicionales, por año lo hace en menos de 25 años, mientras que el de 50.000 iniciales y 5000 por año, necesita 21 o 22 años.

Con una planilla de cálculo se pueden analizar muy sencillamente estas cuentas y realizar las estimaciones apropiadas a su caso. Lo importante es tener en cuenta que los mercados financieros nos permiten, a través de instrumentos bastante sencillos, multiplicar nuestros ahorros mediante el poder del retorno compuesto (sus ganancias generan ganancias al año siguiente)

Su futuro financiero depende de usted, de aplicar las herramientas inteligentes y de tres variables fundamentales:

  • Cuanto dinero invierte
  • La tasa de retorno que obtenga
  • Cuanto tiempo lo mantiene invertido

Así que ya lo sabe. Rápido y fácil no creo, pero usted puede ser millonario con un poco de inteligencia, paciencia y esfuerzo.