¿El Vicio Paga? Inversiones en empresas irresponsables

En los últimos años ha venido creciendo marcadamente entre la comunidad inversora la tendencia a invertir en empresas o fondos denominados socialmente responsables, es decir aquellas que intentan beneficiar o al menos no perjudicar a la sociedad en su conjunto, más allá de criterios financieros o económicos. Según el sito www.socialfunds.com existen en la actualidad más de 80 fondos de inversión en esta categoría.

Sin embargo, desde una perspectiva puramente económica parecería ser que la estrategia más conveniente es exactamente la contraria, invertir en industrias como el tabaco, bebidas alcohólicas, juegos o armamentos. Al menos eso parece demostrar la performance del fondo de inversión The Vice Fund (VICEX) que invierte precisamente en los 4 sectores mencionados.

Desde su creación el fondo obtuvo un retorno anualizado de 18.1%, nada mal si lo comparamos con el 12.6% del índice Standard & Poors 500. Durante 2006 The Vice Fund obtuvo un 23.2% de retorno vs 15.8% del índice. Comparado con los fondos socialmente responsables, VICEX también parece llevar la delantera, de todos los fondos relevados por sociafunds.com, solo uno de ellos el New Alternatives Fund supera a VICEX en 2006 y los últimos tres años con 33,8% .y 18.2% respectivamente.

Más información sobre el fondo puede encontrarse en el siguiente link www.vicefund.com/

Es importante tener en cuenta que el período estudiado, de 2002 en adelante, es caracterizado por fuerte crecimiento económico y es precisamente en las situaciones opuestas donde estas industrias deberían presentar mejores retornos que otras.

Existe evidencia de que tanto el consumo de tabaco, alcohol, las apuestas o el gasto en armamentos y defensa son más resistentes a los períodos recesivos que otros sectores. Por lo tanto, los sectores “socialmente irresponsables” además de buenos retornos en períodos de bonanza deberían presentar una buena estrategia defensiva en períodos difíciles. Aparentemente, el Diablo es mejor asesor financiero que Dios.

Por supuesto, las consideraciones éticas de invertir en estas industrias afectan en forma diferente a cada individuo. Una buena estrategia para equilibrar los criterios éticos y financieros podría ser invertir en industrias irresponsables y donar parte de las posibles ganancias a obras de caridad, o a la iglesia según su criterio.