Se mantiene el contexto internacional favorable

Sin embargo, esta hipótesis sobreestima la gravitación de la economía norteamericana, teniendo en cuenta que la contribución de Asia al crecimiento global ya supera a la de los Estados Unidos y que la expansión oriental depende básicamente (y en contra de la creencia general) de la demanda interna. En efecto, el aumento en los excedentes comerciales asiáticos explica sólo uno de los siete puntos del crecimiento promedio de la región.
Un Estados Unidos que crece más lentamente implica tasas de interés estables o incluso en baja, que aseguran apetito inversor por riesgo emergente. Si se suma a Asia como motor alternativo para sostener el ritmo de expansión global, las perspectivas para el año próximo se mantienen favorables.
Para 2007, a diferencia de lo ocurrido este año, las perspectivas de las exportaciones del agro lucen alentadoras. Las proyecciones de crecimiento mundial y, básicamente, de los países asiáticos sustentan la demanda de los principales productos argentinos.
En este contexto, los precios continuarán muy por encima de los promedios históricos. Por el lado de las cantidades, se espera en 2007 un incremento en torno de 8 por ciento impulsadas por el excelente panorama agrícola. Se prevé una cosecha levemente superior para trigo (13,3 millones de toneladas) y soja (que sería récord con 41,3 millones de toneladas.) y un notable incremento en maíz (de 14,5 a 17,5 millones de toneladas). Las importantes mermas en la producción de algunos de los principales exportadores de estos commodities (por caso Australia) generan un soporte adicional para las expectativas de una tendencia alcista en los precios.
En sentido contrario operarán las exportaciones de combustibles y energía. Mas allá de los vaivenes del precio internacional, el sector enfrenta una demanda interna creciente y una oferta incapaz de acompañarla, por lo cual inevitablemente se reduce el saldo exportable. En 2006 las cantidades exportadas cayeron 15 por ciento y se prevé una retracción similar para el próximo año.
Por último, se espera que las Manufacturas de origen agrario y las manufacturas de origen industrial continúen en el sendero de crecimiento surgido a partir del cambio de precios relativos y la expansión de la industria nacional. En síntesis, se prevé un aporte positivo en todos los rubros, excepto en combustibles y energía, como consecuencia de la continua retracción en los saldos exportables. De esta manera, las exportaciones crecerán 9 por ciento en 2007, situándose cerca de los 50.000 millones de dólares (el nivel proyectado para 2006 es de 45.800 millones de dólares).