Entrevista con Jorge Todesca, presidente de Finsoport Consultores Económicos

¿Qué perspectivas tiene para la economía argentina en 2007?
Con seguridad, va a seguir creciendo traccionada por el consumo interno. Hay un arrastre del tres por ciento que viene de este año por lo que creo que el crecimiento de la economía va a estar cerca del 7,5 por ciento.

¿Qué sectores son los que motorizarán este crecimiento?
Van a ser los mismos que hasta ahora. El crecimiento que está teniendo la economía se debe al consumo en un 60 por ciento desde la salida de la convertibilidad. De cualquier forma, todos los sectores continúan mejorando. A su vez, la demanda interna jugará un rol importante, al igual que las exportaciones del sector agrícola y la llegada de inversiones extranjeras y locales para el sector de la construcción. La demanda, a su vez, continuará motorizando el funcionamiento de la industria.

¿Cuáles son las variables que impulsarán el crecimiento del consumo?
Principalmente, el próximo año esperamos que haya una mayor masa de gente empleada, aumentos en los salarios y la llegada de inversión extranjera para el sector de la construcción.

¿Esto quiere decir que la desocupación podría seguir cayendo?
Creemos que el desempleo va a continuar bajando en 2007 y podría alcanzar un nivel del 8,8 por ciento si se toman en cuenta los planes trabajar y del 11 por ciento.

¿Cuáles son los sectores que potenciarán esta caída?
En especial, el gran responsable va a seguir siendo la construcción. De cualquier forma, todos los sectores están tomando gente porque se está dando un crecimiento de la economía parejo como no se veía en muchos años. Creo que el año que viene va a seguir mejorando los sectores de servicios, el agropecuario y el de obras públicas porque será un año electoral.

¿Cómo puede impactar la suspensión del otorgamiento de permisos de construcción en la ciudad de Buenos Aires en los niveles de crecimiento del sector de la construcción?
No creo que impacte demasiado ya que la medida no va a perdurar por mucho tiempo. Luego todo va a volver a la normalidad.

Usted dijo que espera que hayan aumentos salariales el próximo año ¿en qué niveles podrían darse?
Creo que no sería soportable un nivel de incrementos salariales como el que se dio este año, o sea, del 19 por ciento o más. Un parámetro deseable sería del doce por ciento visto desde el lado de las empresas. De cualquier forma, habrá que ver qué es lo que pretende el gobierno. Igualmente, hasta marzo no se va a volver a tocar el tema.

El incremento de la demanda y del consumo podría provocar inflación ¿Qué expectativas tiene para el costo de vida?
Vamos a estar en un nivel cercano al 9,9 por ciento, eso si Guillermo Moreno no quiere que esté en un solo dígito. Hasta ahora, los acuerdos de precios han tenido resultados desparejos ya que algunos sectores continuaron aumentando y otros no. De cualquier forma, sirvieron para bajar las expectativas de precios y sin ellos seguramente tendríamos más inflación.

¿Cómo se puede salir de este sistema?
Seguro que no va a haber un Rodrigado. Lo que sería ideal es armar un esquema de salida de los controles en forma escalonada para no desestabilizar toda la economía al mismo tiempo.

¿Qué expectativas tiene para el dólar?
El Banco Central va a tener problemas para mantener un tipo de cambio tan alto. Hasta ahora ayudaron muchísimo la cancelación de redescuento para esterilizar el aumento del dólar, pero para el año que viene quedan sólo dos bancos por devolverle el dinero. Por eso va a tener que buscar otras herramientas como las Nobac para evitar que suba demasiad. De cualquier forma, creo que el dólar se va a situar en 3,25 pesos para el año que viene.