El negocio inmobiliario continúa creciendo en Rosario

En Rosario, se plasma con una elocuencia contundente la estrecha relación económica que une paradójicamente a dos espacios contrapuestos: campo y ciudad. Se verifica en el crecimiento de la ciudad su virtual dependencia con la actividad económica que le trasfunde la savia vital del dinero de las cosechas.
Los números avalan lo que se percibe al recorrer la ciudad. Según datos de Obras Particulares de la Municipalidad de Rosario, la inversión privada durante el 2005 en nuevas obras sumó 900 millones de pesos. También se estima que durante este año, la inversión privada duplicará, al menos, el presupuesto municipal (506 millones).
Durante el 2005, se aprobaron proyectos privados por un total de 787.000 metros cuadrados distribuidos en cerca de 3.000 expedientes.
Estas cifras duplican al promedio alcanzado durante el período comprendido entre los años 1991 y 2001, cuando la media anual alcanzó los 380.000 metros cuadrados con un promedio de 1.500 expedientes de obra anual.
A julio del corriente año, el municipio ya había aprobado obras por más de 500.000 metros cuadrados la proyección de m2 a registrarse para el total del año superaría los 800.000 metros cuadrados.
Esta realidad ya había sido puesta de manifiesto en distintos relevamientos efectuados en Rosario por Reporte Inmobiliario, de donde surgía que en 150 manzanas relevadas se hallaban concentradas 90 obras que totalizaban un total de 150.000 metros cuadrados.
Sin duda la inversión privada seguirá acompañando los proyectos que en materia de planificación y reutilización de usos de suelo lleva adelante el gobierno municipal, que sigue abriendo frentes y ampliando el terreno fértil para emprendimientos inmobiliarios de distinta escala y tipología.
Así, la tierra germina con ladrillos abonada por los recursos del campo, pero también por otros inversores locales y no locales provenientes de pueblos y provincias vecinas a los que se suman también nativos que residen en el exterior, los cuales confluyen atraídos hacia la oferta comercial, turística y cultural de Rosario, y hacia los cuales debe responderse con un mayor grado de innovación y calidad del producto arquitectónico y del servicio inmobiliario.
Fuente: Reporte Inmobiliario