Costos, precios y salarios: un equilibrio inestable

Fue diferente en 1985 con el Plan Austral. En ese momento la estabilización de las cuentas públicas acompañó un experimento “heterodoxo” de desaceleración inflacionaria, que dio extraordinarios resultados durante algún tiempo.
Luego, con el pasar de los meses, se empezaron a producir “deslizamientos” de precios y cuando el déficit fiscal volvió a la escena la inflación se tornó fuera de control.
La actual situación es diferente. Los controles tienen un desarrollo atípico y su marco legal es discutido por el sector privado. Y no hay déficit fiscal, ni emisión que alimente la caldera.
Pero las enseñanzas de la historia son las mismas: los controles sólo pueden tener un efecto positivo temporario.
El problema es que ingresar en un sistema de congelamiento de precios es fácil, administrar una cierta dinámica de aumentos controlados es bastante más difícil y salir del sistema es casi inevitablemente traumático.
Si el impulso inflacionario proviene solamente de un exceso de demanda, los controles pueden ser relativamente llevaderos. Se supone que, durante cierto tiempo, las mayores ventas compensan algún sacrificio de rentabilidad por unidad de producto.
Pero, poco a poco, si el exceso de demanda subsiste los costos de producción se van deslizando hacia arriba.
En 2006 el sistema de controles fue bastante eficiente para desacelerar una dinámica ascendente que se había instalado a fines de 2005. También sirvió para acotar incrementos salariales que parecían salirse de cauce.
Ahora el sistema parece ingresar en un período más crítico. Seguramente no es una situación homogénea por sectores, pero los “deslizamientos” de costos se van generalizando.
Están también los aumentos salariales por venir, que inevitablemente generarán una necesidad de traslado a precios.
Para quien gobierna, es siempre grande la tentación de seguir con una política que ha dado buenos resultados y desoír las señales tempranas que indican que algo empieza a funcionar mal.
El gobierno ha sido audaz y desafiante en un conjunto de temas. Ahora el gran desafío comienza a ser como estructurar una salida ordenada al sistema de
controles de precios.

Comentarios

Articulos Relacionados

Compartido