Accor, Sheraton y Hilton están al frente de la ola inversora hotelera

Por cantidad de emprendimientos y por los montos que requieren cada uno de ellos, hay tres cadenas internacionales que, hoy por hoy, encabezan las inversiones en el mercado local, que, en gran parte, están poniendo la mira la Patagonia, en el Litoral, en Mendoza y, por supuesto, en la Capital Federal.
Se trata del grupo francés Accor, de la cadena norteamericana Starwood, propietaria de la marca Sheraton, y del grupo Hilton.
No obstante, en muchos de estos casos, la inversión para levantar los alojamientos no corre por cuenta de las propias cadenas sino de grupos locales y extranjeros que quieren incursionar en el negocio del turismo y que necesitan tener a una empresa experimentada para que administre el hotel.
Uno de los grupos que están mostrando mayor actividad es Accor, quien desde el 2002 gerencia el Sofitel de la “Recoleta” calle Arroyo.
La compañía ya anunció la construcción de un nuevo hotel de lujo en Rosario, que llevará la bandera de Sofitel y que contará con un casino. El alojamiento, que tendrá 150 habitaciones, será llevado adelante por un grupo local.
Por otra parte, en octubre del año que viene, la empresa inaugurará otro complejo de lujo de la marca Sofitel en la zona de Campana. En este caso, Raúl Frávega, propietario de la reconocida cadena de venta de electrodomésticos, será el empresario que destinará los u$s75 millones que hacen falta para desarrollar el proyecto que estará enclavado en un predio de 120 hectáreas, y que contará con una cancha de golf de 18 hoyos, un helipuerto y un spa.
En la actualidad hay dos hoteles Sofitel. Uno ubicado en calle Arroyo, que es propiedad de la cadena Accor, y otro en Puerto Madero, que pertenece al grupo constructor local Gijón, pero que gerencia la cadena hotelera.
Además, la compañía francesa tiene en carpeta el lanzamiento de un establecimiento que combinará las banderas que identifican a sus tres estrellas: Ibis y Novotel.
El complejo estará ubicado en un predio ubicado en la avenida Corrientes y 9 de Julio. Allí, Novotel aportará 150 habitaciones, e Ibis otras 250. Según explican en la cadena la inversión para concretar el proyecto no bajará de los u$s60 millones.
En el país ya existe un Ibis que se encuentra en la zona de Congreso y se está por lanzar un Novotel en la provincia del Neuquén, de la mano de la desarrolladora porteña G&D.
Sin dar mayores precisiones sobre las empresas involucradas, Arturo García Rosa, presidente de la consultora hotelera HVS Internacional, reveló que la tendencia no es pasajera. “Esta ola inversora está lejos de detenerse. Hay muchísimos grupos inversores que están interesados en seguir apostando por el negocio del turismo en el país”.
En ese mismo sentido se pronunció Elena Blasi, directora de Inversiones de la Secretaría de Turismo de la Nación.
“Hay algunas empresas extranjeras que todavía no están en el país que ya le han mostrado oficialmente su interés por invertir en el mercado local”.

Sheraton
Una de las primeras cadenas internacionales en llegar a la Argentina, que ya cuenta con nueves hoteles en todo el país, también está atenta para concretar nuevos proyectos en el país, en todos los casos, a través de la inversión de terceros.
“Lo más concreto es una inversión de u$s32 millones que realizará el grupo Huentala en Mendoza. Ese hotel será administrado por Sheraton”, explica Cecilia Bauzá, vocera de la cadena hotelera.
Además, la ejecutiva reveló que la empresa está atenta a nuevas posibilidades que puedan abrirse en la Patagonia. “Siempre se evalúan posibilidades”, aclara.
Aunque en Sheraton no lo reconocen oficialmente, fuentes del sector explican que la cadena estaría por concretar, por lo menos, dos proyectos en el sur del país.
El primero, a desarrollarse en Ushuaia, tendrá como socio inversor al empresario autopartista Carlos Abolsky, dueño de la compañía Famar Fueguina, con sede en Río Grande, quien desarrollará un emprendimiento mixto, en un terreno de 150 hectáreas sobre la montaña, por el que pagó unos u$s5 millones.
En una primera etapa, y con una inversión de algo más de u$s15 millones, se levantará un cinco estrellas de 131 habitaciones distribuidas en tres pisos, con cocheras, spa y gimnasio, entre otros servicios.
El otro emprendimiento tendría sede en la ciudad chubutense de Puerto Madryn. Al menos así lo anunció oficialmente hace algunas semanas, el gobernador de la provincia, Mario Das Neves, cuando aseguró que directivos de Sheraton le habían informado que instalarían un cinco estrellas de 80 habitaciones frente al mar.
El complejo turístico, que demandará unos u$s10 millones, también contará con spa y salón para eventos con capacidad para 900 personas.

Hilton
La cadena que tiene desde hace seis años su hotel insignia en Puerto Madero, también comienza a abrir sus tentáculos. Y “el Fin del Mundo” fue uno de los destino en donde ya pusieron la mira.
La cadena tiene un plan para levantar un cinco estrellas de 150 habitaciones en ese lugar. En este caso, el grupo que se hará cargo de la inversión, estimada en unos u$s10 millones, será Yowen Hotel.
Además, Hilton también mira hacia las cataratas del Iguazú. La empresa ya acordó levantar en ese centro turístico un resort con 158 habitaciones, un restaurante, pileta de natación al aire libre, spa, fitness center, salones de eventos y reuniones, centro de convenciones de 1.500 metros cuadrados con capacidad para 1.000 personas, y puerto deportivo propio.
Las cadenas Hyatt y Radisson también planean instalarse en esa zona del país, al igual que el grupo InterContinental, que tiene intenciones de llegar allí con sus marcas Crowne Plaza y Holiday Inn.

Motivación
Motorizadas por los 3,8 millones de turistas extranjeros que llegarán este año al país, éstas, otras cadenas e inversores están atentos al mercado local.
Otro de los centros turísticos que están recibiendo mayores montos de inversión es El Calafate, que, en los últimos dos años vio crecer proyectos hoteleros por unos u$s200 millones.
La cadena cordobesa Amerian también está mirando hacia la Patagonia. De hecho, en los próximos años planea destinar u$s35 millones para desarrollar tres nuevos hoteles en las ciudades de Bariloche, Calafate y Ushuaia.
Otro de los grupos locales que desea expandirse a nivel nacional es Solanas, propietario del complejo de tiempo compartido de Punta del Este.
La empresa propiedad de la familia Mochón también adquirió un terreno en Ushuaia, en donde hará un hotel de 60 habitaciones, y ya tiene una nuevo hotel en El Calafate.

Una posible traba para los inversores
A pesar de manifestar su optimismo en el futuro de la actividad, los principales players del sector hotelero señalan que una de las debilidades más serias a resolver es el déficit del sistema aéreo.
Hace unos días, Sami Mourad, managing director de la cadena Sheraton en la Argentina y Uruguay y uno de los principales referentes del sector explicó que “el tema aéreo es extremadamente serio que afecta a la industria terriblemente. Incluso se descartan algunos destinos para invertir por ese tema. Cuando se solucione, habrá una gran expansión de hoteles”.
En ese sentido, Elena Blasi, funcionaria de la Secretaría de Turismo, explicó que “el sistema aéreo es una preocupación. Es que la oferta que había en el país no estaba preparada para atender a la alta demanda que hay por parte de los turistas”. De todas formas, Blasi confía en que las dificultades de la interconexión aérea pueda solucionarse en poco tiempo. 

Futuro promisorio
La inversión hotelera viene creciendo desde hace dos años. En el 2004, se destinaron $322 millones a la apertura de 52 establecimientos en el país. Un año después, el monto alcanzó los $456 millones, que fueron efectivizados para levantar 28 nuevos hoteles.
En el primer semestre de este año, ya hubo desembolsos por $290 millones.
Grupo Presidente negocia alianza con cadena de hoteles. El grupo mendocino Presidente, dueño de la mayoría de los grandes emprendimientos inmobiliarios de esa provincia, estudia la posibilidad de desembarcar con alguno de sus negocios en la Capital Federal.
En principio, el holding que preside Mario Groissman, ya tiene sus oficinas en Puerto Madero y la intención es desembarcar en el negocio hotelero porteño de la mano de una de las principales marcas del mundo.
El Grupo Presidente también estudia alternativas para la adquisición de terrenos en lugares claves de la Ciudad de Buenos Aires para encarar emprendimientos inmobiliarios como los que ya opera en Mendoza. En esa provincia es propietario, por ejemplo, de los hoteles Park Suites, recientemente inaugurado en pleno centro de la capital mendocina; y el Diplomatic, que será abierto antes de fin de año.
El Grupo Presidente también es propietario del shopping Palmares y del centro de convenciones Palmares Bureau. En el rubro inmobiliario, está llevando a cabo 14 nuevos emprendimientos, entre los que se destacan la construcción de una docena de barrios privados, un shopping center y también algunas operaciones en Chile.
Para el caso de su salto hacia el negocio grande de la Capital Federal, el foco a corto plazo esta puesto en la construcción y gerenciamiento de hoteles cinco estrellas de una marca internacional que ya opera en la Capital Federal de manera directa.
Si las negociaciones que actualmente están llevando a cabo tienen éxito, el Grupo Presidente se haría cargo de la franquicia de la marca y la expandiría hacia otras zonas del país consideradas de alto valor estratégico para la industria turística como son Rosario, Salta y Neuquén.
Así lo anticipo a este medio, Mario Groissman, titular de Presidente Desarrollos Inmobiliarios, quien no quiso revelar el nombre de la cadena pero reconoció que están terminando de negociar los detalles del acuerdo para iniciar las operaciones antes de que finalice el año. “Es una de las tres cadenas más grandes del mundo que hoy tiene un hotel en Buenos Aires que opera de manera directa. La idea es adquirir la franquicia de la marca para construir y gerenciar una serie de proyectos que tienen en carpeta para desarrollar en la Argentina”, sostuvo Groissman.

Búsqueda
Así, en tres años el Grupo Presidente estará operando cuatro hoteles en el microcentro mendocino para públicos distintos (Diplomatic, Diplomatic Residences –en calle Belgrano–, Park Suites Apartments –en Mitre–, y Park Suites Executives.
Además tiene intenciones de extender la marca Park Suites a Rosario y Neuquén). Y en el caso de su desembarco en Buenos Aires dependerá del éxito en la búsqueda de terrenos adecuados para levantar emprendimientos de viviendas. “Todavía no encontré la oportunidad de hacer algo por falta de terrenos y porque nosotros somos muy exigentes en cuanto a lo que buscamos y en dónde lo buscamos”, agrego Groissman.
Otro de los factores que hasta ahora influyen en la demora en llegar a la Capital tiene que ver con el precio de los terrenos. Para Groissman, el mercado porteño se limita a lo que pasa en Puerto Madero y Palermo, “donde se está volcando mucha plata proveniente del corralito y de inversores extranjeros que provocan un fuerte aumento de los valores del metro cuadrado”.
Al empresario mendocino le preocupa además la fuerte competencia que existe en el negocio inmobiliario porteño, más que nada por la falta de personal capacitado para emplear frente a una demanda laboral creciente como la que se evidencia en estos momentos. “Notamos que no hay gente capacitada para trabajar debido a que durante la década del ’90 el país se dedicó más a crear una cultura de los servicios y se fue destruyendo la industria nacional”, aseguró Groissman
Fuente: Infobaeprofesional