Opciones Financieras, de la Bolsa a la vida real

Antes llevar el concepto de las opciones a nuestra realidad cotidiana introducimos el concepto de opciones en un lenguaje un poco más técnico. Así se conoce a una opción financiera como un contrato de compra o de venta por una cantidad específica de un activo subyacente, a un precio determinado y hasta una fecha determinada. Existen dos tipos de opciones financieras: un contrato de compra (opción call), como la descripta en nuestro siguiente ejemplo, y un contrato venta (opción put).
A su vez en el contrato de opciones intervienen dos agentes o inversores. Por un lado el comprador de la opción, quien paga una prima a cambio del derecho a tener la opción de compra (call) o venta (put) en el futuro. Por otro lado el vendedor de la opción, que si bien recibe la prima que le pagó el comprador, a su vez asume la obligación de venta (call) o compra (put) del activo subyacente al precio de ejercicio pactado. Esta obligación se hará efectiva siempre y cuando el comprador de la opción desee ejercer su derecho de realizar la compra o venta opcional del activo.

Opciones en el día a día
Dentro de los distintos tipos de derivados financieros, las opciones se diferencian de los futuros en que lo que estamos negociando en un contrato de opción es la prima.
Si bien en los contratos de futuros y opciones estamos fijando un precio a futuro, en el contrato  futuro pactando de antemano un negocio que lo cerramos en el momento, mientras que en el caso de las opciones estamos pactando un contrato que nos da la posibilidad en el futuro de decidir realizar o no la compra en el futuro al precio anteriormente pactado.

Valuando una opción
Dado que en nuestro mercado local, el mercado de opciones de compra (call) es el más significativo, analizamos las variables del valor de la prima en base al call. El valor de la prima de la call se compone de las siguientes variables:
Precio del activo subyacente: El valor de la prima se ve influenciado por el precio del activo subyacente en que a medida que el precio de la acción subyacente aumenta, más caro será el derecho de tener la opción de comprar la acción dado que más probable es que el precio de la acción esté por encima del precio de ejercicio pactado en el contrato de la opción.
Precio de ejercicio: A un precio de ejercicio menor al precio de la acción hoy, la prima de esta opción tiene un valor menor a la prima de otra opción con precio de ejercicio por encima del precio de la acción hoy.
Tiempo hasta el vencimiento: El tiempo influye aumentando el valor de la prima dado que a más tiempo restante, mayor es la probabilidad que el precio de la acción supere el precio de ejercicio de la opción.
Tasa de interés libre de riesgo: Un aumento en la tasa de descuento aumentará el valor de la prima dado que ocasiona una disminución el valor actual del precio de ejercicio. La tasa de interés a utilizar es la tasa de descuento de cada país.
Volatilidad del precio del activo subyacente: El aumento en la volatilidad producen subas en el valor de la prima. Este aumento ocurre dado que si el precio de una acción fluctúa mucho, mayor es la probabilidad que el precio de la acción supere el precio de ejercicio pactado en la compra de la opción y por ende el vendedor de la opción exigirá una mayor compensación por asumir la obligación de vender sus acciones.

Estrategias con opciones
Gracias al apalancamiento existente en el contrato de opciones, podemos realizar operaciones por grandes montos pagando una prima equivalente a una proporción del monto a invertir. Así con el potencial de apalancamiento que ofrecen las opciones, se pueden realizar distintas estrategias con diversos objetivos:
Estrategia Hedge o cobertura (lanzamiento cubierto o covered call y put protector): de la misma manera que se usan futuros o forwards, se planea utilizar las opciones de manera que el valor del portfolio que poseemos tenga una sensibilidad menor a los movimientos de los activos subyacentes. Es decir que nuestra posición de acciones puede cubrirse ante posibles bajas del mercado mediante una estrategia con opciones, limitando el riesgo de una caída en el valor de la cartera.
Estrategia de Spreads: las estrategias de spreads combinan opciones de diferentes precios de ejercicio y de diferentes o iguales vencimientos. El objetivo de estas estrategias es, como su nombre lo indica, obtener una diferencia positiva entre comprar una opción y venderla a futuro.
Estrategias combinadas: se llama así a las estrategias que incluyen operaciones con puts y calls sobre la misma acción. Los puts y calls en combinación corresponden todos a posiciones compradas o vendidas, pero no a ambas. Este tipo de estrategias se utilizan para aprovechar los aumentos o disminuciones excesivas de la volatilidad del precio del activo subyacente a la opción.

Opciones sobre activos financieros
Dado la globalización de los mercados de capitales, la creciente demanda de nuevas inversiones por el exceso de liquidez mundial y la sofisticación de los nuevos inversores, el mercado de derivados financieros y especialmente el de las opciones está ganando mayor terreno en las nuevas alternativas de inversión.
A nivel mundial podemos operar opciones financieras sobre acciones, bonos, índices accionarios, petróleo, soja, oro, etc. A nivel local, el mercado más desarrolado es el de las opciones sobre las acciones del MerVal, seguido por el mercado de las opciones sobre el futuro de dólar y soja de Rofex.
En el primero, el volumen operado en opciones sobre acciones, ha ido creciendo de la mano del volumen creciente operado en acciones en los últimos 3 años. En el MerVal las operaciones de opciones de compra (call) abarcan más del 90%, mientras que las opciones de venta (put) comienzan a tener más operaciones en correcciones abruptas de las acciones del MerVal, como las vividas en mayo pasado.

Acceda a estos artículos en la edición de agosto-setiembre de la revista Inversor Global.

¡Si todavía no esta suscripto a la revista subscríbase ya y reciba la última edición de regalo!