Research de la semana: Las tasas se contrajeron, pero ahora el foco está puesto en la actividad global y los resultados

El informe de empleo de los Estados Unidos arrojó una menor creación de puestos de trabajo durante el mes de junio que la esperada, que el mercado tomó como una posible desaceleración de la economía norteamericana, su consecuentemente disminución en las presiones inflacionarias y menor probabilidad de subas en tasas de interés, lo cual repercutió favorablemente en el precio de los bonos emergentes aunque provocó un retroceso en las acciones el día viernes que se ahondó cuando se conoció el guidance de una empresa de los EE.UU. que reportaría resultados menores a lo que el mercado había estimado. Por su parte, el petróleo alcanzó un nuevo récord histórico en términos nominales al alcanzar el WTI los USD 75.2 como reflejo de la mencionada tensión mundial, cerrando en valores menores pero imponiendo otra cuota de riesgo.
Esto podría ser un anticipo de una temporada de resultados del segundo trimestre menos optimista que lo pensado, por lo que se sumó una nueva preocupación: las tasas de interés de referencia dejarían de ser el monitoreo diario que realizarían los operadores y analistas, y el foco a corto plazo estaría puesto en la actividad y las ganancias de las empresas.
En materia de tasas de interés, las probabilidades de que en su próxima reunión el FOMC tome la decisión de elevarlas nuevamente en 25 bp cayeron, y los futuros reflejan un rendimiento de 5.495% para fin del corriente año (la semana anterior era de 5.56%). Adicionalmente, el BCE realizará un mayor control sobre la inflación a corto plazo; y si bien no elevó las tasas de referencia, actualmente en 2.75%, el mercado leyó un discurso más agresivo que podría desencadenar una suba hasta 3.00% a comienzos de agosto próximo, lo cual repercutió favorablemente en el Euro llevándolo hasta valores de USD/EUR 1.28.
El rendimiento de los UST10Y se acomodó a la menor creación de empleos, reduciéndose hasta el 5.134% anual desde el 5.245% registrado a mediados de semana. A pesar de haberse tratado de una semana en la que predominó la iliquidez, esto favoreció a la renta fija que obtuvo un mejor resultado que las acciones y que debería seguir mostrando un buen recorrido. Los bonos que tuvieron los mejores resultados fueron el PARA y PARY, que subieron el 2.9% y el 2.1%, respectivamente. Entre los emitidos en moneda local, el PARP subió el 1.81%, el PR9 un 1.65%, el DICP 1.61% y el PR8 un 1.17%.