Sepa cómo invierte sus ahorros la Universidad de Harvard

Los 370 años que tiene de vida Harvard la convierten en la Universidad más antigua de Estados Unidos. El correr de los años no les quito energía a sus graduados. De Harvard salieron siete presidentes de Estados Unidos entre los que se destaca a  Bush, Kennedy y Roosevelt. Sus facultades produjeron más de 40 premios Nobel. Lawrence Summers, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, es su actual presidente.
Mantener una Universidad que esté a la vanguardia de la creación de conocimientos mundiales y que pueda crear estudiantes preparados para desempeñarse con éxito en el mundo actual es una empresa difícil de financiar. Profesores altamente capacitados, las últimas tecnologías, las mejores instalaciones, todos recursos caros de pagar.
Sólo el 10 por ciento del total del presupuesto de 2.500 millones  de dólares anuales de Harvard es aportado por el estado norteamericano. Más del 50 por ciento del financiamiento de la universidad viene por el lado del flujo de efectivo que brinda el fondo de 26.000 millones que maneja Harvard.
El manejo de este fondo es un ejemplo para los inversores globales. Invierte de una manera disciplinada en 11 diferentes clases de activos. Consiguiendo en forma sostenida un rendimiento del 16 por cinto anual, no sólo logra destinar un 5 por ciento anual del fondo a financiar la Universidad, sino también logra incrementar el poder adquisitivo del mismo a lo largo de los años.
El objetivo del fondo es invertir de una manera que permita todos los años retirar un porcentaje del fondo (entre un 3% y un 5%) para los gastos corrientes de la universidad, pero que esto no evite mantener el valor real del fondo en el futuro indefinido. Esto logrará brindar lo que ellos llaman justicia intra-generacional; que significa, que los beneficios del endowment serán equivalentes para a las futuras generaciones como también para  la actual generación.
La columna vertebral de la política de inversión de Harvard es la llamada Teoría del Portafolio. La política de inversión de portafolio significa que el administrador del fondo estará enfocado en lograr la división entre los diferentes activos disponibles (acciones, bonos, propiedades, etc.) más eficiente para los objetivos de retorno y riesgo de la universidad. Esto se lo conoce como el proceso de asignación de activos, que según esta teoría académica explica el 90% de los resultados de una cartera de inversiones. 
Como inversores individuales podemos sacar valiosas lecciones de la política de administración de inversiones de Harvard. Planificación financiera en primer lugar, luego disciplina y respeto a la política de inversión y por último la selección de los mejores profesionales en la administración de cada uno de los activos.