Se construyen más edificios de lujo que para clase media

La tendencia creció en el último año. Los constructores aseguran que la razón es simple. Los proyectos para clase media están dirigidos a un público que depende de crédito para comprar, pero la brecha que se creó desde la crisis (entre los ingresos de la gente y el precio de las propiedades) hace que los préstamosque ofrecen los bancos no estén al alcance del empleado medio. Como consecuencia, el boom de construcción se da en los departamentos de lujo, dirigidos a inversores extranjeros y potenciales propietarios que no dependen del crédito para comprar.
Según Federico Ortiz Picasso, coordinador del Grupo Construya (que nuclea a las empresas líderes de insumos para la construcción), la importancia de las construcciones de lujo se refleja en la venta de artículos de terminación. «Notamos que subió la venta de porcellanato en cambio de la cerámica común, de la carpintería de doble vidriado, hidromasajes, grifería de alta gama y pinturas satinadas o con pátinas», explicó a este diario. El índice que elabora este grupo de compañías mostró en abril un crecimiento en la actividad (medido por las ventas de materiales) de 24% comparado con el mismo mes del año anterior.
«Lo que estamos viendo los arquitectos e ingenieros es que se están desarrollando obras en las dos puntas. Se construyen edificaciones lujosas (para público ABC1) o viviendas sociales y obra pública. Por eso es que a veces nuestro índice no coincide con el que elabora el INDEC, ya que las ventas de las compañías que integran Construya son las de mayor calidad. Esto muestra, además, la fuerte incidencia que tiene en los datos oficiales la obra pública», dijo Ortiz Picasso.
En la Capital Federal, los datos confirman esta observación a pesar de que no incluyen la construcción con financiamiento público del Instituto de la Vivienda. En marzo, de los permisos pedidos se registraron 512 destinados a multivivienda sencilla, 179 lujosa y 422 suntuosa. En cambio, para la categoría confortable (que es la estándar) sólo fueron 314. De esta forma, de los 1.427 departamentos nuevos que se harán, 601 serán de alta jerarquía.
Para los profesionales relacionados con la construcción, la actividad continuará creciendo en la medida en que lo viene haciendo porque sigue siendo conveniente. El metro cuadrado de construcción se encuentra entre u$s 350 y u$s 450, y aunque los desarrolladores aseguran que la incidencia de la tierra es cada vez más importante, lo son en mayor medida los precios finales de venta de los inmuebles.
Según los datos que maneja Reporte Inmobiliario, el metro cuadrado de tierra en un barrio como Almagro es de unos u$s 260; y el valor de venta, u$s 880. La proporción es la misma en Belgrano, donde el precio de la tierra es de u$s 460, pero las unidades terminadas se pagan u$s 1.400. Pero en el último caso ya se construyen torres de lujo que se venden a más de u$s 2.000 el metro cuadrado, cifra a la que no puede llegarse en un emprendimiento en Almagro.
Según una encuesta que realiza mensualmente el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo (CPAU), en los próximos meses la actividad inmobiliaria aumentará. Así lo estimó 44% de los estudios de arquitectura, 51% de las empresas constructoras y 20% de las inmobiliarias consultadas. En todos los casos, las respuestas demuestran expectativas de crecimiento o de estabilidad. El optimismo en la construcción tiene otras consecuencias. Datos del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC) muestran que la cantidad de empresas en funcionamiento en el sector creció en marzo 3,2%, cifra superior a 1,8% de febrero y a 2,4% de marzo de 2005, con lo que se llega a 19.980 firmas. Esto supone un incremento de 14,6% respecto del mismo mes del año pasado.