Pan American Energy emitirá deuda por u$s 250 millones

Los títulos vencerán en 2016, “cotizarán en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y se negociarán a través de Mercado Abierto Electrónico y el Professional Securities Market de la Bolsa de Valores de Londres”, agregó la empresa, propiedad de British Petroleum (60 por ciento) y la argentina Bridas (40 por ciento).
La operación está sujeta a la aprobación de la CNV y posiblemente esperará hasta que soplen nuevos vientos en la Bolsa. Si finalmente el monto llega a 250 millones, compartirá el primer lugar en emisión de deuda junto al Banco Hipotecario en lo que va del año.
“Las ON de Pan American van a andar muy bien, y posiblemente la empresa se financiará a tasas relativamente bajas”, pronostica Antonio Cejuela, jefe de Research de Puente Hermanos. “Es un buen momento para hacer emisiones, porque las tasas están en revisión y van a subir, mientras que los emergentes aún no lo hicieron. Se van a encontrar con un mercado receptivo, sobre todo porque el sector energético promete enorme liquidez, altos ingresos y una calificación de crédito muy segura”, agregó el analista.
De acuerdo con las explicaciones que ofrece la firma a la CNV, los fondos netos obtenidos de la colocación se destinarán a inversiones en activos físicos en la Argentina, a capital de trabajo en el país y a la refinanciación de pasivos.
Se estima que la colocación le permitirá a la compañía fondear parte de su programa de inversiones para este año, superior a 500 millones de dólares. Entre los planes de la firma figura la construcción de plantas de tratamiento de gas, el acondicionamiento de gasoductos, y el desarrollo de su yacimiento estrella, Cerro Dragón. Una parte menor iría a cancelar deuda de corto plazo. Al 31 de marzo, dentro del pasivo corriente, la deuda financiera de la compañía ascendía a $ 849,74 millones.
PAE tiene varios argumentos para justificar una nueva emisión. Mientras que, en 2005, la producción nacional de petróleo cayó el 5 por ciento y la de gas un 1,4, la compañía redondeó en diciembre pasado una producción de 17.284 metros cúbicos diarios de crudo (una suba del 5,45 por ciento) y de 18,51 millones de m3/d de gas (un incremento de casi un 10 por ciento). También llevó sus ganancias hasta los 496,6 millones de dólares en 2005, contra los 340,8 millones de dólares de 2004.
En cuanto a reservas, el principal activo de una petrolera, sumó casi un 16 por ciento en el primer lustro de la década, en un contexto de baja a nivel nacional.
Esos resultados, junto a una cotización del crudo que alcanza máximos históricos, le reportaron el visto bueno de las calificadoras: en abril, Standard & Poor’s le subió la nota de BB-/Estable a B+/Obser Pos.
Las ON por 250 millones de dólares que se apresta a lanzar la petrolera se enmarcan en un plan global por 1.000 millones que la CNV le autorizó en febrero de 2002. En abril de ese año emitió la Serie 1, por 20,4 millones de dólares y en octubre colocó la segunda, por 15,5 millones (la primera colocación voluntaria luego del default). Ambas ya fueron canceladas.
En octubre de 2004 colocó la Serie 3, por 100 millones de dólares, que vencen en 2009. En todos los casos, las tasas no superaron el 7,5 por ciento.El año pasado, sin embargo, la empresa eligió otro método de financiación: acordó con la CFI, el brazo inversor para el sector privado del Banco Mundial, un préstamo de 250 millones de dólares a siete años.
Con la nueva emisión de ON, la compañía contrae su mayor deuda desde la crisis de 2001 y retoma su plan inicial de financiamiento.