Los extranjeros cambian hoteles por los departamentos de alquiler

Aunque la niña mimada del negocio, por la rentabilidad que genera a quien pone una propiedad en alquiler temporario, es Puerto Madero, donde el alquiler por semana, en una unidad de dos ambientes y en un piso alto, puede orillar los 500 dólares por semana.
Para Alda Laura Miccolis, que dirige la empresa Aloja Argentina – que administra más de 250 propiedades amuebladas –, la rentabilidad anual por el alquiler temporario de viviendas puede llegar, en los casos más exitosos, al 12 por ciento en dólares.
En este diagnóstico también coincide Alejandra Covello, que es dueña de la inmobiliaria que lleva su apellido y que también se encarga de colocar unidades con muebles y por corto tiempo entre extranjeros.
“La rentabilidad anual por un alquiler temporal puede rondar, siempre y cuando el inmueble se encuentre en una zona que interese al visitante extranjero, el doble que si se lo alquila de la forma clásica, es decir, sin muebles y con contratos por 24 meses”.
En ese sentido, explicó que las ganancias por alquilar un inmueble en condiciones tradicionales puede llegar a 6% anual en dólares.
Los propietarios de inmuebles que se utilizan como un medio para obtener dinero adicional por su alquiler comenzaron a entender las grandes posibilidades de rentabilidad por comercializar sus viviendas por temporadas. En general, los tiempos de alquiler van de la jornada a los tres meses, pero lo más usual es el uso semanal.
Para Micollis, el promedio de ocupación anual de una propiedad amueblada destinada al alquiler temporal llega a 80 por ciento. Uno de los factores que más influenciaron en la proliferación de este negocio inmobiliario es la gran afluencia del turismo internacional. Pero no cualquier propiedad puede ser comercializada con facilidad por períodos cortos. Según informaron en la empresa Bs. As. Week, que se encarga de administrar propiedades para alquilar temporalmente, no sólo habrá que completar una vivienda con muebles de estilo y nuevos.
Pero no sólo para los propietarios de unidades en la Ciudad este negocio es atractivo. Este panorama sedujo también al empresario británico Nick Hargraves, que hace un año reside en la Argentina, y que entendió que era el momento de encarar un negocio vinculado con el real estate.
En Gran Bretaña, Hargraves –que también opera en el país el call center Escala Sur–, de 31 años, ya se había involucrado en el mercado de su país, con la inmobiliaria Grovernor Estates, pero decidió desplegar su estrategia también en la Argentina. Por eso, creó Buenos Aires Stay, una empresa de alquileres temporarios de propiedades, que ya cuenta con 150 unidades listas para habitar, aunque aspira a que dentro de un año sean 350.
“En la Argentina los hoteles son buenos pero pobres en cuanto a los servicios, sobre todo los que no son lujosos”, explicó Hargraves. La compañía encarará el negocio en dos frentes. Por un lado, brinda asesoramiento a los dueños de las unidades para que tengan a punto sus viviendas, principalmente con muebles y electrodomésticos de calidad. Y por otro, contacta a los turistas o ejecutivos que visitan la Argentina, brindándoles la información para que puedan acceder al producto que más les convenga. Por este asesoramiento, la empresa les cobra 41 dólares.
Con respecto a los servicios que debe contener una unidad que se preste a este negocio, Micollis, explicó que los departamentos podrán valuarse más caros si se encuentran en edificios con amenities. “Sin olvidar que tengan televisión satelital y conexión rápida a Internet”. “En la Argentina hay mucho potencial para este negocio. Sólo hay que tomar el riesgo e invertir”, agregó Hargraves.