Santander busca ampliarse en Europa

Emilio Botín, presidente de Santander, está buscando activamente nuevos objetivos de compra en Reino Unido, según ha desvelado una fuente relacionada con el tema. Además, tiene previsto reforzar su presencia en Europa continental y consolidar su negocio minorista en Estados Unidos.
El interés del banco español llega en medio de las continuas especulaciones sobre el proceso de consolidación en que están envueltos los bancos europeos, con especial atención a las entidades más pequeñas del continente, que son vistas como especialmente vulnerables a ser objetivo de compra por parte de bancos grandes.
En Reino Unido, el interés del SCH se centra en encontrar una adquisición que encaje y complemente el negocio de Abbey, objetivo que tiene muy ocupado al banco español desde que compró la entidad británica.
Se ha dicho que Santander ha mirado a Alliance & Leicester (A&L), pero que desechó la idea de hacer una oferta. Las acciones de la entidad han subido bruscamente en los últimos meses, a consecuencia de los rumores que lo sitúan como un objetivo potencial para un buen número de bancos europeos.
 “No me sorprende que Santander quiera expandirse en Reino Unido”, señala Bruno Duarte, analista de Fox-Pitt, Kelton. ” El banco español se está moviendo como un tren de mercancías y parece imparable. Los acuerdos suelen tardar en completarse entre seis y nueve meses”.
El banco español ha alcanzado su meta de conseguir 300 millones de libras en ahorro de costes con el Abbey, incluso a pesar de que todavía no ha transferido el sistema informático del banco británico a su propia plataforma de software. Los ejecutivos están contentos con el acuerdo, si bien han expresado su sorpresa por el ambiente hostil de la regulación británica.
Una mayor presencia en Reino Unido es sólo una parte del panorama que se presenta para Santander, que tiene activos por valor de 810.000 millones de euros. La meta de Botín es crear un banco global minorista que siga la línea de HSBC, el tercer mayor banco del mundo.
En Italia, donde Santander tiene una participación del 8,5% en San Paolo-IMI, no es probable que haga un movimiento antes de abril de 2007, cuando finaliza el acuerdo de los accionistas que controlan el banco italiano.
No obstante, se supone que Santander está interesado en fortalecer su relación con San Paolo-IMI. Y es que el clima para los inversores extranjeros parece más favorable desde el nombramiento de Mario Draghi como nuevo gobernador del Banco de Italia, el ente regulador local.
Otra de las opciones que se ha barajado en el mercado es que Santander considere la compra de Capitalia, el cuarto banco italiano, que tiene unos activos de 134.000 millones de euros, pero se ha descartado la idea.
La hoja de ruta llega a Estados Unidos, donde Santader ha llegado a un acuerdo para comprar cerca del 20 por ciento del banco Sovereing por u$s 2400 millones y tiene una opción de tomar el control absoluto en 2008. Esta participación permitirá a Santander tener una visión del potencial del banco antes de tomar la decisión sobre si asumir el control total de la entidad estadounidense.