Research de la semana: Cae el riesgo público en los bancos

A enero de 2006, la exposición del sistema financiero al sector público, se ubicó en 41% de los activos, por debajo del 47% observado en enero de 2005. Dicha reducción se explica principalmente por una caída de $5.400 millones en los préstamos al Gobierno y de $9.700 millones en las compensaciones a recibir por parte del Tesoro. En tanto, la tenencia de títulos
públicos, letras y notas del BCRA en el balance de los bancos se incrementó en $ 4.900 millones.
Si bien a nivel agregado los números lucen alentadores, algunas diferencias surgen cuando distinguimos entre entidades privadas y públicas. En este sentido, la mejora observada a nivel general estaría explicada en su totalidad por la acción de los bancos privados. En los últimos 12 meses a enero la banca privada redujo su exposición al sector gobierno al 37% de sus activos desde el 47%. En tanto, los bancos públicos mantuvieron constante dicho coeficiente en torno al 47% durante el período analizado.
Si dejamos de lado la posición de LEBAC y NOBAC que los bancos privados y públicos mantienen en cartera, se obtienen caídas en los coeficientes de hasta 10 y 11 puntos porcentuales en los bancos privados y públicos, respectivamente. A partir de aquí y teniendo en cuenta que para todo el 2006 estimamos que el BCRA esterilizaría, a través de las LEBAC/NOBAC, unos $8.750 millones del mercado para cumplir con sus objetivos de política, la pregunta que surge es: ¿Cuántas letras y notas del BCRA podrá absorber el sistema financiero para llevar su ratio de exposición al sector público a digamos un 40% en diciembre de 2006, desde el 44% de diciembre de 2005?
Para ello asumimos que:
• Los activos del sistema crecen al 4.5% anual en 2006 , tasa que se condice con la tendencia observada en los últimos nueve meses.
• El sistema se desprende de títulos públicos, préstamos al Gobierno y compensaciones a recibir por unos $10.500 millones, hipótesis que se basa en el mantenimiento de la tendencia observada en el último año. Dicho movimiento estaría explicado por la continuidad en la aplicación de las normas del BCRA y la iniciativa propia del sistema en adecuar su nivel de exposición al riesgo público.
De lo anterior surge que, para llevar el coeficiente de exposición al sector público al 40% de los activos, los bancos deberían absorber no más de $3.500 millones de letras y notas en todo el 2006.
De esta forma, la diferencia entre los $8.750 millones que estimamos emitirá el BCRA en letras y notas, y los $3.500 millones que los bancos podrían absorber de querer reducir un poco más la exposición al sector público, sería de $5.200 millones.
¿Qué hacer con los $5.200 millones restantes si se quiere seguir fomentando el crowding in, otorgándole a las empresas y familias el motor de la política crediticia nacional?
Una alternativa sería que dicha deuda se coloque entre el público general y los inversores institucionales no bancarios a través del mecanismo de Market Making. En nuestra opinión, de no encontrarse destinos alternativos a los bancos para la col ocación de dicha deuda, el objetivo perseguido por la autoridad monetaria de continuar reduciendo el riesgo público en el balance de los bancos, podría dificultarse. Especialmente si tenemos en cuenta que el BCRA mantiene una política de recomposición de reservas, luego de la cancelación total de la deuda con el FMI.