Argentina: Fuerte impacto local ante expectativas de mayores niveles de tasas de referencia mundiales.

Desde inicios del corriente mes de marzo prosiguió la suba de las tasas largas del Tesoro Americano, ahondado porque el Banco de Japón revertiría su política monetaria expansiva y el BCE dejase entrever que efectuaría más ajustes a mediano plazo.
Si a esto le sumamos que en emergentes las tasas tienen una tendencia declinante (el COPOM de Brasil recortó la tasa de interés de referencia en 75 bp a 16,5 por ciento), a partir del quiebre alcista del 4,60 por ciento en la tasa a 10 años del UST los mercados de equity y renta fija mundiales comenzaron a sufrir una toma de ganancias luego de haber subido en forma ininterrumpida desde fines de 2005. Dicha tasa ha llegado a alcanzar 4,81 por ciento a mediados de semana.
Luego de haber tocado los mínimos históricos en los primeros dos meses del año, la suba en la prima de riesgo-país medida en promedio por el indicador EMBI+ es la contracara del ajuste bajista que se fue dando en los bonos de la región: el riesgo emergente promedio subió esta semana cuatro por ciento para ubicarse en los 195 puntos básicos. El riesgo de la Argentina tuvo una desmejora del 2,6 por ciento, inferior al 4,1 por ciento de Brasil y al 11,1 por ciento de México.
Si bien los fundamentos macroeconómicos continúan dando soporte a los mercados emergentes y la tendencia de mediano plazo permanece inalterada, consideramos que de, continuar la suba de tasas americanas en el corto plazo, podríamos observar un período de mayor volatilidad.