El Senado suspendió las ejecuciones hipotecarias

El Duhaldismo había aprobado el proyecto en Diputados, tras aliarse con radicales y aristas de izquierda para conseguir quórum contra el gobierno. Los deudores hipotecarios venían manifestando y haciendo presión en el  Senado desde hace un mes, para conseguir que se convirtiera en ley la suspensión. Y parece que aún habiendo sido alertado por Lavagna, quien rechazó de plano la medida alegando que la medida tiene un costo demasiado elevado en imagen para el Gobierno, éste lo convirtió en ley, suspendiendo por 120 días las ejecuciones hipotecarias de viviendas únicas.

La ley no afecta a los bancos, porque en el sector se impulsaron acuerdos de partes, por los que se refinanciaron las deudas sin llegar a ejecuciones. Si se verán afectados 9.000 casos de mutuos entre privados por $230 millones. Mientras que la ley anterior obligaba a los deudores de escribanía a ingresar al Fondo Fiduciario del Banco Nación y no a los bancos, la sancionada el miércoles pasado suspende los remates y da 120 días a los acreedores para aceptar voluntariamente el ingreso al fondo.

Según trascendió, Economía había levantado la veda a la suspensión, hecho que habría permitido el ingreso sorpresivo del proyecto en el orden del día de la sesión, donde fue votada por unanimidad.

Al parecer comenzaron a conocerse casos de deudores que estaban pagando sus cuotas al fondo del Nación por sus hipotecas refinanciadas y que al mismo tiempo eran llevados a remate. Los damnificados amenazaron con tomar el Senado, algunos se encadenaron a las vallas y hasta hubo amenazas de dos morosos de incendiarse a lo bonzo.