Crece el negocio de invertir en cheques de pago diferido

Según lo detalla un informe realizado por Compañía Inversora Bursátil, octubre es el segundo mes consecutivo en que la marca de los $20 millones fue superada, mientras que el promedio mensual para todo el año se ubica en los $ 15 millones. Comparado con el mismo mes de 2004, el volumen de cheques de pago diferido operado muestra un crecimiento de un 315% aunque comparado con septiembre de 2005 muestra una reducción del 14%.

Es de destacar que durante octubre se negociaron la misma cantidad de valores que durante septiembre pero con la diferencia que en octubre el monto promedio de los mismos fue de $24.500 contra $ 28.500 registrados durante septiembre. En relación con la cantidad de empresas que están autorizadas a cotizar cheques de pago diferido, al cierre de octubre el panel estaba compuesto por 36 empresas patrocinadas (contra 33 de septiembre) y 12 Sociedades de Garantía Reciproca (SGR). En cuanto a las características de los cheques que se negocian en el mercado es de destacar:
Cheques avalados: con un volumen de $ 14, 7 millones que representan un 70% del mercado. Y reflejan además una reducción, puesto que en septiembre habían alcanzado los $ 18,75 millones.
Cheques patrocinados: con un volumen de $ 6,2 millones representan el 30% restante del mercado. Implica un aumento del 14% respecto del mes anterior en el que se registraron negocios por $ 5,4 millones. Lentamente la cantidad de empresas patrocinadas van haciendo su aporte al incremento del volumen total negociado de este tipo de cheques.

El acumulado en lo que va de 2005 ya supera los $150 millones, lo que representa un aumento del 350% respecto del mismo periodo del año anterior.
La tasa promedio ponderada para el mercado no ha tenido variaciones significativas y registra un incremento de 7 bp respecto de septiembre. Durante octubre el plazo promedio de los cheques se ubica en los 115 días contra los 108 del mes anterior y contra 85 de agosto. Sólo el 15% de los valores negociados tiene un plazo mayor a 180 días, esto explica la preferencia de los inversores por los instrumentos de cortos cuando se trata de tasa fija en pesos.